En una entrevista para PC Games N, Brendan Greene, creador de ‘PUBG’ alegó que las partidas personalizadas deben ser pagas pues “no pueden proveer a las personas con servidores gratis”.

Desde que se anunciaran las partidas personalizadas, disponibles en la fase beta del videojuego, ha habido constantes críticas pues los jugadores tendrán que pagar por la esperada función. Greene  difiere de estas críticas y defiende la medida pues considera que PUBG Corp necesita el dinero para mantenerse en el futuro.

En la entrevista Greene confirmó que los servidores, que permiten a los jugadores experimentar con partidas de juego, serán bloqueados en el futuro y que seguirán una estructura similar a la de ARMA 3.

“Fui modder por muchos años y no esperaba que ARMA me proporcionara servidores gratis para hacer mods, y es lo mismo con esta situación. No podemos proporcionarle servidores gratis a la gente. Debe haber una manera de pagar por los servidores a través de algún muro de pago, ya sea con puntos, BP o dinero”, expresó Greene.

“No podemos proporcionar servidores gratis para todos”, insiste, “no es un modelo de negocio sostenible. Aún pago por los servidores de ARMA 3 hasta la fecha, porque así es como el mundo funciona”.

PUBG Corp está invirtiendo fuertemente en las partidas personalizadas y su director creativo ha mencionado en otras ocasiones sobre hacer de ‘PUBG’ algo más que un battle royale. Además el Modo de Guerra ha crecido en popularidad, y ya ha sido incluido en ‘PUBG Mobile’. Al presentar las partidas personalizadas, la compañía le ha dado el poder de los partidas de juego a la comunidad, y esperan ver el potencial creativo de los jugadores.

“Para mí es sobre construir una plataforma para mods de juego”, dijo Greene en la entrevista. “Para eso existen las partidas personalizadas, son como un mod suave. Realmente queremos empoderar a los jugadores para crear nuevas partidas, al mismo tiempo que compartimos nuestra propia programación con la gente para que experimenten”.

Aunque Greene reconoce que la medida no ha sido la decisión más popular, dice que la compañía continuará monetizando el juego en formas que no afecten su jugabilidad.