Según fuentes provenientes de ABC News y el Washington Post, tras el hackeo de los servidores de Sony Entertainment Pictures en el 2014, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos anunció que pretende presentar cargos en contra de los supuestos responsables de Corea del Norte.

Asimismo, indicaron que presentarán cargos en contra de los hackers culpables del ataque de ransomware ‘WannaCry’, con el cual se infectaron más de 230.000 ordenadores localizados en 150 países, y entre los que se vieron más afectados fueron compañías como ‘Telefónica de España’, FedEx, Deutche Bahn, las aerolíneas LATAM e incluso los servicios de salud de Gran Bretaña (NHS).

En cuanto al ataque a la firma Sony, el equipo legal impondrá los cargos mayores al cabecilla del ataque, conocido como Pak Jin Hook, quien también se estima que trabaja para el Departamento de Inteligencia Militar de la región asiática.

Por su parte, el Departamento del Tesoro de EE. UU espera inculpar a otros norcoreanos, cuyos nombres aún no han sido revelados, y que estarían detrás de dicho ciberataque.

Para quienes no lo saben, el hackeo a Sony Pictures fue de dimensiones devastadoras, borrando años de historial almacenado en los ordenadores de la firma, así como datos confidenciales de trabajadores y socios comerciales, como emails y teléfonos, que luego fueron filtrados y distribuidos por WikiLeaks.

Tras el ataque, las autoridades de ciberseguridad rastrearon a los atacantes, cuyas direcciones provenían de Corea de Norte, lo cual además coincide con el estreno de una cinta de Seth Rogen y James Franco (The Interview), en la que se burlan y matan al actual líder de la nación, Kim Jong Un.

Otro dato curioso es que los cargos fueron presentados el mismo día en el que el presidente Donald Trump envió un tweet agradeciendo todo el apoyo que Kim le ha prestado, ¿coincidencia?