Hoy es un buen día para los usuarios de la Xbox One, y es que Microsoft ha anunciado que el asistente inteligente Alexa de Amazon ahora es compatible con la consola. Ahora,”Alexa, enciende mi Xbox” se convertirá en una de las frases preferidas de los jugadores, ya que Microsoft ha decidido realizar una modificación en la configuración de la Xbox para habilitar las nuevas habilidades para el dispositivo Amazon Echo que elija el usuario.

Pero el soporte para Alexa no sirve solo para encender la consola. La compañía ha anunciado que el asistente puede realizar diversas actividades con la Xbox One, que van desde iniciar juegos, pausar una serie de Netflix e incluso realizar capturas de pantalla mientras los usuarios están jugando.

La jugada de Microsoft con este lanzamiento es dar alternativas a Kinect 2.0, el sistema que utiliza cámara y micrófono para controlar por voz algunas funciones de la Xbox One, y que fue lanzado en 2013 por un costo de US$ 500, algo que no fue bien recibido por todos los usuarios. En ese momento, el atractivo principal de Kinect radicaba en el hecho de que podía encender la Xbox One e incluso la televisión, pero su costo hizo que posteriormente fuese retirado por Microsoft.

Luego, el hecho de que Kinect estuviese ausente en las compras de la Xbox One propició que prácticamente fuese silenciado el soporte para control por voz en la consola que fue uno de sus atractivos cuando se lanzó. Sin embargo, la posterior incursión de Cortana cambió esa realidad, a pesar de que solo unos pocos usuarios con Kinect podían disfrutar del asistente.

La novedad con el anuncio de soporte para Alexa en la Xbox One radica en que actualmente existen muchos dispositivos inteligentes asistidos por esta herramienta, lo que puede garantizar que los usuarios que posean algunos de estos dispositivos puedan aprovechar la funcionalidad de control por voz de la Xbox One con Alexa. De esta forma, utilizarían un Amazon Echo para controlar la consola.

Escribir un comentario