Una de las preguntas más persistentes en el mercado de los videojuegos es la importancia o relevancia de que los juegos sean traducidos de su idioma original al español.

El hacer esta interrogante parece tonto si tenemos en cuenta que el idioma español es la lengua primaria de 21 países, lo que implica un mercado de millones de jugadores potenciales que quisieran ver los videojuegos más populares del mundo hablados en su idioma.

Las grandes compañías distribuidoras han demostrado su esfuerzo para satisfacer esa necesidad incluyendo traducciones y doblaje al español de sus producciones, al punto de hacerlas comunes para el público y no considerarlas un elemento añadido

Esto no siempre fue así, en pasadas generaciones de juegos era muy extraño encontrar juegos con versiones localizadas al español, y estas mismas a veces pecaban de no tener la mejor calidad en la exactitud de sus traducciones.

Quizá el ejemplo más antiguo que puedo recordar de un videojuego completamente traducido al español que haya podido completar fue Metal Gear Solid de la PlayStation original. Incluyendo un trabajo de doblaje y subtitulado similar al que puede encontrarse en una película de Hollywood que esté doblada.

Los ejemplos previos a este título habían sido juegos como FIFA que tenían los menús de interfaz traducidos al español pero aún no habían habilitado las narraciones en español. Sin embargo, en aquel tiempo los juegos traducidos en cualquier manera eran una minoría en comparación.

Gobierno de China publica un listado oficial de videojuegos censurados

El cambio generacional y el advenimiento del Internet como elemento de conexión social entre todo el mundo expuso un elemento de gran importancia en la discusión. A diferencia del público español, en América Latina no existió prácticamente ningún juego que estuviese doblado al castellano latino.

Las traducciones hispanas en muchos casos se consideraban tan ajenas como el idioma original del juego, al tratarse del castellano empleado en España en lugar de una versión neutra del idioma. Por ejemplo, los aficionados latinos de la serie FIFA se hicieron familiares con la voz de Manolo Lama antes de siquiera pensar que escucharán a algún comentarista latino.

A fuerza de costumbre, el gamer latino se adaptó a leer y escuchar en inglés en lugar de tomar las versiones españolas. Lo que llevó a que los grandes desarrolladores como EA o Activision Blizzard emplearán actores de doblaje latinoamericanos para las localizaciones de sus juegos.

Con la presencia de esta oferta, es muy difícil encontrar un lanzamiento en la actualidad que no disponga de una versión con el idioma localizado a la región en la que es adquirido.

La respuesta a la interrogante simplemente es si, es una necesidad de mercado que es preciso que sea cubierta para que el juego alcance el éxito en todas regiones hispanohablantes.

Cargando...