Seguimos con las noticias sobre las microtransacciones y las cajas de botín. Ahora, salimos de Europa, nos mudamos de continente y nos vamos a Australia donde unaextensa investigación de parte del Comité de Comunicación australiano nos habla de cómo las cajas de botín son muy parecidas a las apuestas. Puedes consultar el extenso estudio aquí. Es una lectura recomendable en inglés (hay que dar clic debajo de “Submissions”.

La investigación llevaba mucho tiempo en espera y finalmente sus resultados y conclusiones fueron reveladas durante una audiencia pública en Melbourne. La audiencia fue llevada a cabo por el Doctor David Zendle y el Doctor Puso Cairns. Estos especialistas han encontrado que los individuos que más tendencia tenían a gastar en las cajas de botín eran los mismos en los que de había reportado problemas de adicción a las apuestas.

Han señalado además que las cajas de botín podían estar actuando como un puerta de entrada a las apuestas en los juegos y como proveía a las companías de juegos de usar apuestas no reguladas en los juegos, explotando desórdenes psicológicos en sus consumidores adultos y niños.

Continúa el debate sobre cajas de botín en el Reino Unido tras la presentación de EA

El mismo estudio admite que las cajas de botín no cuentan como apuestas en la ley australiana pero que deberían ser ahora una consideración muy seria. El estudio compara el efecto emocional que tienen las cajas de botín en las personas con el efecto que pueden causar otros productores que han sido prohibidos o regulados.Asimismo afirman que estos juegos deberían empezar a declarar públicamente sus mecánicas relacionadas con las apuestas para que el consumidor y los padres de consumidores menores de edad sean conscientes de lo están comprando.

También acotan que la industria del videojuego ha relacionado constantemente las cajas de botín con juegos de cartas intercambiables y los huevos Kinder, típicamente considerados inofensivos. Sin embargo, sus estudios psicológicos revelan a las cajas de botín como una mecánica maliciosa más cerca de las apuestas y del daño que estas ocasionan.

Este estudio, a su vez, se apoyaba en muchos otros parecidos así que esperemos que las autoridades competentes empiecen a tomar cartas en el asunto.