Un hombre de 45 ha sido arrestado tras amenazar de muerte a un niño de 11 años, quien era su contrincante en ‘Fortnite’. Michael Aliperti, residenciado en Long Island, comenzó a amenazar al chico de asesinarlo en su escuela o en su casa luego de haber perdido una partida.

“Voy a encontrarte con un arma. Estás muerto. Iré hasta tu casa esta noche y dañaré tu mundo”, fue uno de los mensajes que se pudieron recuperar en el chat de voz del juego y del servicio de mensajería de Xbox One.

Las alertas de seguridad se han activado desde las amenazas y ahora la escuela del chico de 11 años se encuentra custodiada por fuerzas policiales, a modo de prevención ante posibles ataques.  El incidente ha avivado nuevamente el debate del ambiente tóxico de la industria de los videojuegos.

A raíz de las amenazas y consecuente detención del Aliperti, el superintendente de la escuela reflexionó sobre la situación como un recordatorio de que “los niños no deberían estar jugando con personas que no conocen”. Aunque en la industria de los videojuegos estas prácticas no son precisamente desconocidas, pues ya hemos podido conocer varios casos recientes.

Ataques en el mundo de los videojuegos

Una de las prácticas vengativas de los gamers es el ‘swatting’, que significa reportar al contrincante como terrorista ante el FBI para enviar al SWAT a sus casas y en consecuencia, llevárselos detenidos por un crimen que no cometieron.

El ‘swatting’ es un crimen penado por la ley y es potencialmente mortal para sus víctimas. En diciembre de 2017, tres individuos le hicieron ‘swatting’ a un jugador y por haber dado unos datos que ya habían cambiado, la “broma” resultó en una tragedia, pues las autoridades terminaron asesinando a un joven inocente que nada tenía que ver con el caso.

Recientemente, el tiroteo ocurrido en el torneo de ‘Madden 19’ se dio presuntamente porque el atacante había perdido contra uno de los jugadores y decidió vengarse, dejando 2 fallecidos y al menos una decena de heridos.

Escribir un comentario