En el partido correspondiente a la séptima jornada de la Súper Liga Suiza de fútbol, donde Young Boys de Berna enfrentaba al FC Basel (Basilea), se llevó a cabo una fuerte protesta de parte de los simpatizantes del Young Boys en contra de los eSports.

Los hinchas arrojaron diversos objetos al campo, según reporta RTS, como mandos de consolas y pelotas de tenis lo que ocasionó que se detuviera el encuentro provisionalmente por un espacio de 15 minutos. En las gradas podían verse múltiples pancartas en protesta hacia el medio de los eSports, traducidas como “¡Los eSports son mierda!” y un gigantesco botón de pausa (el icono de pausa de un vídeo, no de un mando de consola).

La protesta pareció contagiar a los simpatizantes del equipo visitante, que también cargaron en cánticos y pancartas contra los eSports, aunque estos se detuvieron mucho antes debido al mal desempeño de su escuadra (Young Boys ganaría el partido por 7 goles a 1).

Los fanáticos más radicales de ciertos equipos no parecen muy contentos de que estos decidan invertir en el lucrativo negocio de los eSports, convencidos de que esta inversión no tiene lugar en estos clubes. Sin embargo esto se ha convertido en una práctica muy común en grandes y medianos clubes de Europa, desde los titanes monetarios como el Paris Saint Germain o el Manchester City como equipos de clase media como el Valencia, la Roma o el Galatasaray, e incluso equipos de menor tenor deportivo como el Real Murcia o el Cadiz.

En el caso específico del fútbol suizo, llama la atención que el Young Boys, cuyos hinchas encabezaron la protesta, no tiene ninguna división de eSports ni parece estar buscando tener una. El FC Basel, por su parte, ha fichado a 3 jugadores profesionales de FIFA para lanzar su proyecto de eSports de manera oficial.

Escribir un comentario