Un estudio reciente revela un hecho que, probablemente, muchos han pasado por alto cuando hablamos de la población de gamers. Muchos creerán que la mayoría de los jugadores son niños o jóvenes, pero sorprendentemente no resulta ser así en absoluto.

De acuerdo con la firma Fullscreen, en su estudio Modern Gamer Study’, el 42% de todos los denominados ‘power gamers’ son de hecho adultos e, increíblemente, son padres. Cabe destacar que el término ‘power gamer’ es asignado a aquellos jugadores que invierten más de 10 horas semanalmente en juegos de PC o consolas.

Otros miembros de la población de jugadores los constituyen los estudiantes de universidad o graduados (40%), mientras que el 68% de los jugadores están desempleados.

Las mujeres, por su parte, constituyen un 33% de los power gamers; asimismo, también comparan cifras entre los gamers y los no gamers; por ejemplo, los gamers son más probables que quieran comprar casas, en comparación a los no gamers (75% vs. 65%); mientras que los gamers están ligeramente más inclinados a la idea de tener hijos, comparándose con los no gamers (60% vs. 56%).

En palabras de Mary Murcko, la vicepresidenta de asociaciones para Fullscreen:

Uno de los hallazgos más sorprendentes es el fuerte aumento en los adultos que juegan, incluidos los muchos padres que dicen ser grandes jugadores. Los power gamers también producen un mayor poder social y de compra que sus contrapartes que no participan en el juego, ya que ejercen una gran influencia en las decisiones de compra de sus amigos y familiares en casi todas las categorías, desde viajes a dispositivos.

Las más de 1300 encuestas que la firma efectuó en la población de gamers y no gamers, dio como resultado estas increíbles cifras, que demuestran sin lugar a dudas que en la industria de los videojuegos, interactúa una multiplicidad de personalidades y demografías que no discriminan entre edades, géneros o color de piel.