El pasado 29 de septiembre Tencent comenzó a implementar un sistema de reconocimiento facial para los usuarios del juego para móviles Honor of Kings (conocido como Arena of Valor en occidente), con el objetivo de cuidar del bienestar de los menores de edad de China.

En la opinión pública del gigante asiático, Honor of Kings ha sido señalado como una fuente de adicción entre los usuarios menores de edad, lo cual ha sido cuestionado por parte de la compañía pero han cedido al crear limites diarios para usuarios registrados que sean menores de edad. Estos limitan a una hora al día a menores de 12 años y dos horas para los que estén en el rango de 13 a 18 años.

El gobierno chino, representado por su Ministerio de Educación, presentó en meses pasados una campaña en la que hacían énfasis en los riesgos que el uso excesivo de videojuegos podía causar entre la población joven del país. Considerando a los videojuegos responsables del incremento de problemas en la vista, así como de potenciales tendencias adictivas.

'Gwent: The Witcher Card Game' ya está disponible en dispositivos Android

Tencent ha sido la empresa que se ha visto más afectada por las posturas del gobierno chino, al punto de colaborar con el estado en un sistema de identificación utilizando los registros policiales de los ciudadanos para confirmar las identidades reales de los jugadores de Honor of Kings.

Tencent afirma que la versión de prueba de este sistema estará limitada a “miles de usuarios” seleccionados al azar en las regiones de Beijing y Shenzhen. Sin embargo, no se tiene claro el sistema que van a utilizar, el funcionamiento del mismo o incluso como van a verificar la información que reúnan.

En un comunicado oficial, Tencent explicó que “Con la intención de cooperar con las políticas y regulaciones de las autoridades competentes, en Tencent continuaremos llevando a cabo exploraciones, mejorando constantemente nuestros sistemas online de protección de la salud de los menores de edad para nuestros juegos, antes, durante y después de cada partida y trabajar junto a la comunidad para promover un juego sano.”