La dominación de los equipos de Corea del Sur en League of Legends (y en una gran cantidad de eSports) es una realidad de larga data. Lo que comenzara en el año 2012 con su aparición en la máxima cita de League of Legends se ha retratado en una historia constante de éxitos.

Desde su llegada en 2012, un equipo coreano ha jugado la gran final de la cita y los últimos cinco trofeos han parado en la nación de los Tigres de Asia.

Aunque los equipos históricos ya han desaparecido, los nuevos reyes que los habían destronado han permanecido y se establecieron como los nuevos favoritos para mantener la tradición que ya muchos han asumido, los eSports son de Corea.

Titanes como Gen.G, Afreeca Freecs y KT Rolster son favoritos para ganar el campeonato no solo por su país de origen, donde se considera que se juega al más alto nivel y que llegar al mundial ya es mucho mas que un simple logro. Pero este año ha sido dramáticamente diferente.

NRG Esports ficha un nuevo jugador para Apex Legends

Tras haber visto su desempeño en los dos primeros días de la fase de grupos, los equipos Gen.G y Afreeca Freecs se encuentran en la parte baja de sus respectivos grupos con marca de 0-2. Esta situación es notable y ha demostrado que la reputación no gana partidas en la actualidad.

Afreeca Freecs fue batido por el equipo de origen español G2 eSports y por el equipo de Taiwan Flash Wolves, quedando muy humillados en su debut en el mundial.

Pero sin duda la gran decepción del evento ha sido el poderoso equipo Gen.G eSports, campeones regionales de Corea del sur y el principal favorito para ganar todo el evento. En su debut salieron batidos y apaleados por Royal Never Give Up, el escuadrón chino que también es amplio favorito para el mundial.

Posteriormente fueron sorprendidos por Vitality, otro conjunto representante de Europa, que hundió a los poderosos coreanos en lo que parece ser un pozo sin fondo.