Ser deliberadamente político es malo para los negocios en el mundo de los videojuegos, según la opinión de Alf Condelius, Jefe de Operaciones (Chief Operating Officer o COO) de Ubisoft Massive.

En declaraciones emitidas en la Sweden Game Conference en la ciudad de Skovde, Condelius expresó su deseo de desmarcar a Ubisoft Massive de la controversia que su juego The Division 2 ha causado en términos políticos.

“Se debe establecer un balance porque no podemos ser abiertamente políticos en nuestros juegos. Por ejemplo, en The Division, tenemos un futuro distópico con un gran numero de interpretaciones que se puede ver en nuestra sociedad actualmente, pero no, es toda una fantasía.”

“Creamos un universo en donde la gente puede hacer lo correcto y ser una buena persona en un mundo que está muriendo lentamente” continuó Condelius. “Pero la gente le añade contenido político a el juego y nosotros rechazamos esas interpretaciones lo mas que podemos porque no queremos tomar una posición en la política actual.”

“Desafortunadamente, es malo para los negocios, pero a la vez es muy interesante, es una discusión constante que tenemos con nuestros usuarios, porque ellos desean darle una interpretación personal al universo del juego en el que quieren ver su propia realidad representada en nuestros juegos.”

Evitando comentarios de carácter político, Condelius ha explicado que Ubisoft ha logrado detener el hecho que la controversia divida a sus audiencias, lo que es un gran punto a favor de juegos como The Division 2, del cual se espera que los jugadores pasen muchas horas jugando.

Se le preguntó durante el evento a Condelius sobre si los videojuegos son arte y el arte no tiene temor de realizar puntos en referencia a la política, a lo que el COO de Ubisoft Massive contestó que el arte no necesita ser tan directo en su comentario y que “el arte no tiene que tener un mensaje político.”

Escribir un comentario