Austin Thompson, residente del estado de Utah en Estados Unidos, se ha declarado culpable de delitos cibernéticos en una corte estatal de California el día de ayer. Admitiendo ser parte del equipo de hackers DerpTrolling.

En su declaración, admitió su culpabilidad de haber orquestado ataques a portales como Steam, Origin de Electronic Arts y a la plataforma PlayStation Network entre los años 2013 y 2014. También incluyo en la lista de servidores atacados a League of Legends y DOTA 2 en ese período de tiempo.

Toda esta situación formaba parte de una supuesta rivalidad que el grupo DerpTrolling mantenía con el streamer James Varga, conocido como Phantoml0rd, de quien se reveló posteriormente que había hecho un acuerdo con los hackers para beneficiar los números de su canal.

A pesar de un ataque de SWATting posterior hacia Varga, Thompson ha admitido que trabajaron junto con Varga durante ese período, atacando a los servidores de juegos como League of Legends cuando los equipos de Varga no ganaban.

En resumen, los ataques cibernéticos de los que Thompson formó parte ascienden a un total de 95.000 dólares en daños aproximadamente, aunque la veracidad de esa suma esta siendo estudiada por las autoridades.

El nombre de Austin Thompson fue revelado por el periódico The Guardian a finales de 2014, sin embargo, ninguna fuente pudo confirmar si fue arrestado por las autoridades, pero miembros de DerpTrolling afirmaron que “donde sea que esté, no está en prisión.”

La personas responsable de la cuenta de Twitter de esta organización llegó a publicar que se había fugado de oficiales del FBI y de la NSA, aunque la veracidad de esta declaración no esta verificada, si se conecta con la confesión de Thompson de que era quien operaba dicha cuenta hasta el día de su detención años después.

Este joven hacker de 23 años (con apenas la mayoría de edad cuando cometió sus delitos) enfrenta la posibilidad de ser sentenciado a un máximo de 10 años de prisión y una multa de 250.000 dólares, aunque su cooperación sobre este asunto puede llevarlo a recibir una pena mucho más ligera. Su sentencia será dictada el día 7 de marzo de 2019 en la corte estatal de San Diego, California.

Cargando...