EL nuevo hardware de Sony, la PlayStation Classic, ya está llegando a diferentes medios en todo el mundo y ya muchos están compartiendo sus impresiones iniciales del aparato de la compañía japonesa. Kotaku, siempre a la vanguardia en estos asuntos, ya publicó su primera reseña de la consola y ha revelado algo que ha llamado la atención de muchos.

Al parecer la consola de Sony usaría un emulador de código abierto para emular los juegos de PlayStation One en vez de, bueno, uno creado y desarrollado por la misma Sony para un mejor rendimiento. PCSX ReARMed sería el emulador elegido y, aunque hasta ahora nadie ha reportado problemas en los juegos emulados, ya hay muchas críticas al respecto.

PCSX comenzó su desarrollo en el año 2000 cuando ya podía correr algunos títulos, sin embargo el proyecto fue abandonado años más tarde y muchos de los desarrolladores que trabajaban allí migraron a proyectos de otros emuladores o directamente a PCSX2, el emulador para PlayStation 2. En 2006 un grupo de fans tomarían el esqueleto del antiguo emulador y harían uno funcinal pero sólo para Linux. Posteriormente se lanzaría PCSX-Reloaded y agregaría mejoras, corregiría errores y se lanzaría en plataformas más usadas como Windows o versiones pirateadas de Wii y PS3.

Hombre encarcelado después de usar la balanza de frutas para robar un PS4

De esta última versión saldrían muchas Forks o bifurcaciones con distintas mejoras y añadidos para distintas necesidades y una de ellas sería ReArmed, del cual puedes leer sus detalles en la página oficial.

Sony simplemente habría bajando de internet este emulador y daría el trabajo por hecho. Un emulador que fue desarrollado por trabajadores independientes y sin afiliación ninguna a Sony. Esto no indica que el producto sea malo o que el emulador este mal programado, pero sí muestra cierta indolencia de parte de Sony. Además de que también nos indica que Sony no dedicó recursos a esta consola más que la manufactura y la búsqueda de las licencias nuevamente.

Este caso recuerda al de la consola virtual de Wii en donde se descubrió que la rom del Super Mario Bros original de la eShop tenía indicios de ser una bajada de internet, luego se investigaría más a fondo y se darían explicaciones que puedes leer aquí. Lo cierto es que este es otro caso de una gran corporación mostrando una mala cara a sus usuarios, ya es tarde para cambiar el emulador que tendrá la consola pero, tal como la definen en Kotaku, es una consola que está en los huesos.