El equipo norteamericano Cloud9 se ha alzado con la sexta edición del campeonato mundial de la Rocket League Championship Series, torneo que cierra la temporada de este juego para el año 2018 y corona al máximo exponente de esta disciplina.

Este es el primer laurel de carácter internacional en este Esport para Cloud9 y cumple con la tradición de coronar a un nuevo campeón de este juego, rompiendo la hegemonía de Dignitas, el equipo mas dominante de los últimos tiempos.

El camino de este conjunto no fue fácil, al haber jugado la mayor cantidad de partidos en la historia de la competición. Con un recorrido de ocho partidas para alcanzar la corona y eliminando a la mayor parte de los competidores del evento, la actuación de Cloud9 puede considerarse como heroica.

Los europeos de We Dem Girlz los abatieron en la primera vuelta en un apretado 3 partidas a 2, y a partir de allí no miraron atrás. Desde el grupo de perdedores Cloud9 sacó su mejor juego y empezó a eliminar rivales.

Con triunfos como el contundente 3 a 0 sobre Tainted Minds y el 3 a 2 sobre NRG Esports los empezó a considerar como uno de los contendientes para llevarse la corona de los invictos gigantes de Europa. La final de la Rocket League Championship Series podía anticiparse desde temprano y ninguno de los dos equipos decepcionó.

¿Cuál es la rentabilidad real de los Esports para los estudios de videojuegos?

El día domingo Clopud9 eliminó a Flipsid3 Tactics, ex campeón de este torneo, y al poderoso equipo Chiefs, mientras que Dignitas hizo un festín al vencer a We Dem Girlz con autoridad y mantener su récord invicto para la final.

Dignitas vs Cloud9, el campeón mundial reinante e invicto en toda la temporada europea de Rocket League, contra el equipo americano que tuvo que remar contra corriente para poder llegar hasta la ultima instancia del torneo, son solo cosas que podrían verse en una película.

Pero la sorpresa se dio de una manera inesperada al ser testigos de una paliza fenomenal de Cloud9 con marcador de 4 partidas a 1, arrasando con el invicto de Dignitas y reclamando el campeonato mundial de Rocket League de manera indiscutible.