Tras dar a conocer algunas nuevas imágenes del nuevo arco del manga de Dragon Ball Super, que comienza en el capítulo 42 de la obra, finalmente nos revelan un primer vistazo del villano que aterrorizará al universo después del Torneo de la Fuerza.

A lo largo de las primeras páginas del nuevo arco vemos a Goku y a Vegeta entrenando arduamente, como de costumbre. Pero no todo será tranquilidad, cuando un nuevo villano haga su aparición.

Nos enteramos de que el nuevo villano era un prisionero, conocido como el “Prisionero Galáctico”, pero para detenerlo los héroes deberán encontrarse con el Sagrado Kaio-sama, quien está alojado dentro de Majin Buu.

Cabe destacar que el autor aún no ha compartido detalles posteriores, como el propósito del villano en la historia, del cual nos enteraremos en el próximo capítulo 43 y en los lanzamientos decembrinos.

De hecho, la entrega del nuevo arco en la revista V-Jump destaca el siguiente mensaje:

En diciembre de 2018, un nuevo enemigo aparecerá para enfrentar a Son Gokú. En la V-Jump de este 21 de noviembre aparecerá un misterioso enemigo, el Prisionero Galáctico.

De momento, el dibujante actual del manga, Toyotaro, compartió la siguiente imagen de cómo lucirá el nuevo villano:

Manga y anime de 'One Piece' entra en una corta pausa

En cuanto a la historia de estos próximos capítulos del manga, IGN proveyó un pequeña sinopsis que nos ubica justo después del Torneo de la Fuerza y de ver a Goku y Vegeta entrenar:

Gokú y Vegeta acuden a investigar y de hecho, encuentran a este grupo llevando a Buu —aún dormido— a una nave espacial que les resulta familiar. El líder del grupo los reconoce —aparentemente— y rápidamente los noquea con una “pistola de anestesia”. Cuando despiertan, se encuentran en la sede de la Patrulla Galáctica. Su secuestrador resulta ser Merus, el soldado de elite no. 1 de la organización, quien está a cargo de 104 distritos.

Este 23 de diciembre Toei Animation y los productores de Dragon Ball Super revelarán más secretos aún en una serie de charlas que ofrecerán.