El boom de Pokémon ha vuelto, o quizá nunca se ha ido después de 22 años de éxito sostenido en videojuegos, películas, animaciones, mercancía y casi cualquier medio que se le ponga en medio. La última entrega de Game Freak, Pokémon Let’s Go Pikachu y Eeve ha vendido ya más de 3 millones de copias en todo el mundo, eso es muchísimo tomando en cuenta que la consola “sólo” se ha vendido 20 millones de veces.

Tal es el éxito del Pokémon que también ha llegado a Twitch, la plataforma de streaming de videojuegos más popular, en donde varios creadores de contenido están transmitiendo sus partidas diariamente. Muchos de estos jugadores no suelen transmitir contenido de la franquicia pero la fiebre Pokémon ha hecho muy popular el juego en el portal, siendo el séptimo más visto este mes.

Ese es el caso de FireDragon, un conocido youtuber y streamer de juegos de Nintendo. FireDragon había decidido conseguir una versión variocolor o shiny de Ponyta, uno de los Pokémons más deseados de la primera generación tanto en versión normal como variocolor. Para ello, el streamer decidió iniciar una sesión de juego maratónica para poder conseguirlo.

Los Pokémons shiny son muy difíciles de conseguir en la franquicia, de hecho es una de las razones por las que Pokémon GO, el juego para versiones móviles, genera tanto dinero. En el caso de Pokémon Let’s GO Pikachu y Eeve, el jugador puede mejorar sus posibilidades de conseguir un pokémon variocolor si sólo captura ese Pokémon múltiples veces. Para mantener el “combo” o “cadena”, el jugador no puede apagar su consola ni capturar otro pokémon.

'Darksiders II: Deathinitive Edition' llegará a Switch en septiembre

Esto fue lo que hizo FireDragon por más de 17 horas, luego su ansiedad por conseguir el ponyta y la mala suerte se unieron cuando el corcel azulado finalmente apareció en su pantalla. No les arruinaremos la sorpresa así que les dejamos el post del mismo creador de contenido en su cuenta de Twitter.

Como pueden ver, el destino le jugó una mala pasada y chocó con un Ratatta común y silvestre, nunca mejor dicho. Para cuando escapó de la pantalla de captura, el Ponyta se había ido, condenándolo a seguir buscándolo por más tiempo. En Pokémon Let’s Go, los encuentros Pokémon no son aleatorios como en anteriores entregas, sino que puedes ver al Pokémon moviéndose por la hierba y confrontarlo. Desafortunadamente, Fire Dragon no vio al pequeño Ratatta interponiéndose entre el Ponyta y él.

Al menos, la historia tiene un final feliz ya que posteriormente, sólo una hora después pudo conseguir el ansiado Ponyta, aunque esta vez no hizo tanto escándalo.