El día de ayer tuvo lugar la ceremonia de los Game Awards, el fastuoso evento que coronó a lo más destacado en el mundo de los videojuegos en 2018, abarcando la gran mayoría de plataformas, sistemas y géneros de esta apasionante cultura.

Uno de los elementos que mejor captura la esencia de los juegos es la competitividad entre los jugadores, presente en este caso en galardones para lo más destacado de los Esports en 2018.

El premio al Esport del año terminó en manos de Overwatch, el exitoso shooter de Blizzard no solo debutó su primera campaña de la Overwatch League, sino que expandió la popularidad de su división inferior Overwatch Contenders, en donde jóvenes talentos han destacado de tal manera que han llegado a recibir grandes contratos en corto tiempo.

Además, presentaron a principios de noviembre la gran final de la Overwatch World Cup, en donde la selección nacional de Corea del Sur impuso su dominio en este juego. Pero ha sido otro juego en donde los Tigres de Asia han perdido su fuego.

Jugadores de Fortnite exponen error usado en partidas competitivas

League of Legends recibió el reconocimiento por el mejor evento de Esports del año, al presentar uno de los Campeonatos Mundiales más emocionantes de los últimos tiempos en donde por primera vez desde 2011 no tuvo un campeón de Corea del Sur.

Destacando además al equipo norteamericano Cloud9 como institución de Esports del año por su extraordinaria temporada en la que alcanzaron las semifinales del mundial por primera vez en su historia. Recibiendo también el reconocimiento para Bak Han-gyu (Reapeared) como entrenador del año.

El logro individual para jugador del año salió de estos títulos, al galardonar al famoso jugador de juegos de pelea Dominique McLean, conocido mundialmente como SonicFox, reconocido por su dominante desempeño en múltiples juegos como Injustice 2 y Dragon Ball FighterZ.