En cuanto al contenido, los jugadores de Destiny 2 están en un momento dulce. Activision acaba de lanzar la cuarta expansión del juego el pasado 4 de diciembre y los jugadores no pueden estar más contentos al saber que el contenido post lanzamiento está en buenas manos. Black Armory es sólo el principio del pase anual que traerá una quinta y sexta expansión en 2019.

Sin embargo, algunos jugadores en Norteamérica no han podido disfrutar de Black Armory como Dios manda. Si entramos a los foros de Bungie, veremos que casi todos los reportes de errores y bugs se componen de personas señalando errores de conexión al juego con códigos de errores que no comunican qué hacer para resolver el problema.

Al parecer es un problema únicamente de una zona de Estados Unidos, específicamente el noreste de este país donde se ubican estados como Nueva York, Massachusetts o Pensilvania. El subreddit del juego también se ha viso inundado con quejas y críticas.

Destiny 2 connection issues from destiny2

Estas cosas pueden pasar, sin embargo, el problema es que Bungie ha tenido un desempeño pobre en cuanto a la comunicación con los jugadores afectados. Apenas ha habido un par de respuestas en los foros que se limitan a decir palabras repetidas como: “Estamos investigando lo sucedido, los mantendremos informados”. No obstante, estos problemas tienen más de una semana y no ha habido más respuestas.

Google Stadia no alcanza los 60fps y 4K en algunos títulos

Al principio se creía que estaba relacionado con el servicio de internet de las personas de esa región, una compañía externa a Bungie, Comcast, sería la que estuviera ocasionando los problemas. Sin embargo, Comcast no ha reportado problemas en su servicio y los mismos jugadores comunican que en otros juegos pueden jugar perfectamente y que otros servicios como Netflix funcionan bien.

De cualquier manera, aún se espera una respuesta de parte de Bungie o Activision, ya que muchos jugadores ya han pagado por el pase anual de contenido y aún no han podido disfrutarlo. Incluso algunos han sido desconectados de las pocas partidas que han podido iniciar y luego han sido penalizados y expulsados del juego por “abandonar una partida en curso”.

Destiny 2 es un shooter con un fuerte componente online, tiene elementos de MMO y requiere una conexión constante para poder disfrutarlo. Hasta ahora los jugadores no han podido conectarse desde ninguna plataforma disponible (PlayStation 4, Xbox One o PC). Veremos en qué resulta esto y si los usuarios de Destiny podrán disfrutar del juego antes de Navidad.