La organización rusa/polaca de Esports Virtus Pro ha cesado sus actividades competitivas en el juego de Counter Strike: Global Offensive, según un anuncio en su sitio oficial el día de hoy.

Esta situación se da tras la eliminación del equipo en el torneo clasificatorio London Major, que los dejaba fuera de participar en la próxima temporada de CS:GO, cerrando uno de los descensos más notorios en la historia reciente de los Esports.

Virtus Pro tuvo un recorrido muy exitoso durante años, encadenando una gran serie de títulos y reconocimientos desde el año 2014 hasta 2017, acumulando seis campeonatos internacionales en nueve finales disputadas en ese tiempo.

Pero ha sido 2018 un año nefasto para este conjunto, fallando en su objetivo de ganar campeonatos, alcanzando solo dos finales menores y un terrible desempeño en general en una gran cantidad de torneos.

El gerente general del equipo, Roman Dvoryankin, declaró que “desafortunadamente nuestras expectativas no han sido alcanzadas. Nuestra estrategia a largo plazo es la de construir un equipo competitivo de jugadores jóvenes mientras decidimos nuestra siguiente movida. Pedimos a los fans que nos respalden en las próximas semanas”.

Aunque Virtus Pro mantiene la esperanza de que volverán a la competición de Counter Strike, es la segunda vez que uno de sus equipos es retirado de un Esport de gran notoriedad, al haber abandonado Heroes of the Storm en 2016, tanto por su desempeño como por la idea de que el MOBA de Blizzard no era compatible con sus proyecciones.

Además, los malos resultados del año 2018 han afectado fuertemente los premios recibidos por el equipo en competencias, al haber acumulado 271.524 dólares en premios anuales, a diferencia de los 891.824,40 dólares que alcanzaron en 2017, según datos del portal esportsearnings.com

Solo el tiempo dirá si Virtus Pro volverá a la competición de Counter Strike: Global Offensive o si solo mantendrán su equipo de DOTA 2 como su único bastión en el mundo de los Esports.

Escribir un comentario