Este fin de semana la controversia volvió a tocar la puerta de Bethesda en una nueva situación relacionada con Fallout 76, al darse a conocer, a través de datos filtrados de sus futuras actualizaciones, la potencial adición de cajas de botín.

Desde la noche del viernes se dieron a conocer los códigos para nuevos objetos que aparecerán en la tienda de Atoms, moneda interna del juego que puedes comprar con dinero real, destacando un nombre que encendió las alarmas de todos, Lunchboxes.

Expuesto en una publicación en Reddit por el usuario JesMaine, se hizo mención a los efectos que se estaban creando para un objeto llamado “Lunchbox”, siendo ese el nombre de las cajas de botín en el juego para móviles Fallout Shelter de 2015.

Una de las presuntas habilidades de estas cajas es la de aumentar temporalmente los niveles de experiencia obtenida en el juego, lo que los usuarios han conectado con la reciente reducción de los puntos de experiencia de Fallout 76.

Esto ha llevado a la afición a conectar los puntos y considerar que Bethesda se encuentra preparando una nueva versión de las Lunchboxes como cajas de botín pagas que ofrecen ventajas a los jugadores, añadiendo uno de los elementos mas odiados en el mundo de los videojuegos de la actualidad, el de “pagar para ganar”.

Bethesda anuncia los incentivos de la "Deluxe Edition" de 'Rage 2' en un nuevo tráiler

Este es el concepto de ofrecer ventajas competitivas para un juego a través de transacciones internas del juego con moneda real, el lado más flagrante de las cajas de botín desde su incepción en juegos para móviles o más “casuales” y que ha terminado llegando a juegos premium de alto presupuesto como una herramienta extra de monetización.

Para nadie es un secreto la nefasta reputación que tienen los micropagos en la comunidad gamer desde que han hecho su aparición, al punto de que compañías enteras han tenido que modificar de varias maneras sus prácticas de micropagos para poder implementarlos en sus juegos.

Pero el caso de Fallout 76 tiene que ser uno de los más extraordinarios que se puedan recordar desde que la industria tomó la decisión de operar de esta manera, al incluir una potencial bomba de problemas y de mala reputación a un juego que ha tenido uno de los peores debuts de la historia.

Bethesda no ha emitido ninguna respuesta a esta situación, pero la insistencia de aficionados puede llevarlos a tener que atender este asunto lo más pronto posible.