David Tse, director de la rama de Esports de la poderosa compañía Razer, dio a conocer que uno de los principales objetivos de la compañía para 2019 es convertir a las competiciones profesionales de videojuegos en un deporte olímpico de manera definitiva.

Comenzando por el proyecto de ser el patrocinante principal de los Juegos del Sureste de Asia, el evento deportivo bianual que reúne a los mejores atletas de la región en competencias aprobadas por el Comité Olímpico Asiático y el Comité Olímpico Internacional.

El ente asiático le ha ofrecido la oportunidad a los Esports de formar parte en este evento de manera oficial por primera vez en la historia, tras la exhibición mostrada en los Juegos Asiáticos de la ciudad de Yakarta que tuvieron lugar este año.

Tse comentó en una extensa entrevista con el portal The Esports Observer que los beneficios que podrían traer al evento la inclusión de los Esports como deporte competitivo, destacando que tanto los niveles de audiencia tradicionales de los eventos como las audiencias de Esports pueden incrementarse al darles el escenario olímpico.

La postura oficial del COI ha sido que incluir a los Esports dentro del programa olímpico es una acción muy prematura, al considerar la ausencia de un ente regulador de este tipo de eventos, una fragmentación de intereses en conflicto de muchas compañías que no les parecen acordes con el sistema empleado en deportes tradicionales.

Razer, según el parecer de Tse, mantiene una postura neutral en el sentido de que están dispuestos a apoyar y brindar su patrocinio a cualquier iniciativa que intente englobar a los Esports en una sola bandera, sin importar las diferencias entre juegos o compañías.

“Somos neutrales en esta arena. Queremos que todos tengan iguales oportunidades de participar, porque no tenemos una agenda comercial. Nuestra prioridad es que los Esports puedan entrar en la Olimpiadas y queremos ayudar, porque creemos que es el rol más importante que podemos tener.