La división de Corea del Sur, la más competitiva de League of Legends, ha comenzado tras una larga espera y, por primera vez en casi una década, sin tener al campeón mundial de este Esport entre sus filas.

Esta situación tiene los ojos del mundo puestos en la escuadra de SK Telecom T1, el recientemente reformado super equipo de League of Legends que busca emprender la misión de recapturar el trono para su nación en 2019.

SK Telecom T1 venció en su debut al equipo Jin Air Green Wings por marcador de dos partidas contra cero, luciendo dominantes en ambas partidas, aunque no desprovistos de ciertos errores que buscarán corregir para el siguiente encuentro.

Los dos jugadores debutantes Park Jin-seong (Teddy) y Kim Tae-min (Clid) fueron los destacados de la alineación de estrellas capitaneadas por el famoso y reconocido Lee Sang-hyeok (Faker), destacando en su entrevista post partido su relación con la estrella coreana.

“La imagen que tenía de Faker desapareció, yo pensaba que sería un jugador serio y callado, pero en realidad hace muchos chistes que no son muy graciosos” declaró Teddy, y Clid se mostr´de acuerdo con la aseveración.

Louis Vuitton patrocinará el League of Legends World Championship

Sean o no graciosos los chistes, Faker ha sido el pilar de este legendario equipo desde 2013, resultando ganador de tres campeonatos mundiales de League of Legends, además de ganar dos campeonatos seguidos en 2015 y 2016, siendo la única organización en la historia en alcanzar tal logro.

No pudieron reeditar su título en 2017 al caer en la gran final ante el equipo Samsung Galaxy (posteriormente Gen G) por un escandaloso tres juegos a cero y ahondaron una fuerte crisis al no poder siquiera clasificar a la edición 2018 de la competencia, por primera vez desde 2014.

El bajo performance y la caída de los conjuntos de Corea del mundial en 2018 ha llevado a los aficionados más puristas a reclamar un regreso del poderoso SKT de antaño y recuperar el trono que no hace mucho ostentaron como nadie, pero la temporada es larga y aún queda mucho por ver.