Dragon Ball FighterZ ha coronado a un nuevo campeón mundial de esports el pasado fin de semana en el evento Red Bull Final Summoning, donde el veterano jugador de 30 años Ryota Inoue, conocido como Kazunoko, se alzó con el laurel de este juego.

Kazunoko es uno de los jugadores mejor rankeados en este juego, ostentando el tercer lugar de los mejores jugadores de Dragon Ball FighterZ en todo el mundo (según datos del portal Shoryuken.com).

Tras una gran carrera dentro de Street Fighter IV, Kazunoko se mantuvo a niveles aceptables en Street Fighter V hasta encontrar su nicho en el reciente juego de peleas de Bandai Namco, estableciéndose como uno de sus mejores jugadores.

Este fin de semana tuvo lugar el Red Bull Final Summoning, evento en el que se presentaron los mejores jugadores de Dragon Ball FighterZ para coronar al máximo campeón de la temporada 2018, contando con la presencia de figuras encumbradas como los famosos SonicFox y GO1, los mejores rankeados del mundo, como grandes favoritos.

Sin embargo, no fueron estas figuras quienes desafiaron la gran temporada de Kazunoko, sino Shoji Sho, alias Fenritti, quien tendría un paso demoledor durante todo el torneo, eliminando en su camino a GO1 y limpiando el camino hasta una gran final en contra de Kazunoko.

Tras enfrentarse en la ronda preliminar, con victoria para Kazunoko, la gran final tenía un gran aire de revancha y de emoción, al tratarse sin duda de los mejores jugadores de toda esta competencia, y el duelo no decepcionó.

En cerradísimos encuentros que denotaban el gran momento que ambos jugadores tienen y que solo se ha decidido por apenas unos pocos pixels de diferencia entre los jugadores, se cerró con un marcador de tres partidas a una para el veterano jugador japonés, una verdadera autoridad a pesar de lo que muestran los rankings en la actualidad.