El reciente anuncio de que Metro Exodus, la anticipada nueva edición de la reconocida saga Metro, sería un lanzamiento exclusivo de la Epic Games Store, ha llevado a una intensa campaña de votaciones y reviews negativas a los juegos anteriores de la saga en Steam.

Los juegos Metro 2033 y Metro: Last Light (así como sus versiones Redux presentadas en 2014) poseen una valoración “Mayormente Positiva” en Steam, un indicador de popularidad dentro de esta plataforma, sin embargo, en cuanto al indicador de valoraciones recientes la historia es muy diferente.

Actualmente, todas las ediciones del juego se encuentran por debajo del 50% de aprobación en cuanto a las valoraciones recientes de los usuarios de Steam, calificando en este caso como “Mixta” debido a esta reciente actividad.

Estos actos se conocen como “review bomb”, una serie de votaciones negativas y comentarios que incluyen pulgares abajo como mecanismo para restarle popularidad al juego y que este sea más difícil de encontrar dentro del motor de búsqueda de Steam y deje de ser comprado por los interesados.

Normalmente, los que actúan en este tipo de planes suelen negar que los reviews negativos obedecen a una campaña, pero en el caso de Metro es completamente diferente, los comentarios van directamente en contra de la preferencia de Metro por la tienda de Epic.

'Anno 1800' saldrá de Steam el 16 de abril y pasará a ser exclusivo de la Epic Games Store

Comentarios que varían en torno a los insultos gráficos y posturas pro Steam, se encuentran también cumplidos hacia la historia, características y detalles de estos juegos, solo para ser votados de manera negativa por “culpa de Epic Games”

Metro Exodus será lanzado para PC en la Epic Games Store de manera exclusiva el 15 de febrero de 2019, retrasando su presentación en otras plataformas por un año, incluyendo a Steam. Eso fue, en la opinión de Valve, “injusto” para los usuarios de Steam.

Si bien Valve no lo ha organizado oficialmente, la postura de esta compañía ha servido para catalizar estas actividades de desprestigio que pueden afectar las ventas del juego a futuro. Esto deja a Valve realmente en una posición de poco respeto a la industria, al esencialmente hacer un pataleo porque no tendrán el juguete cuando ellos quieren.