El año 2019 comenzó de manera movida para el poderoso equipo británico Manchester United, al haber despedido al polémico y polarizante entrenador portugués José Mourinho, y contratar al noruego Ole Gunnar Solskjaer.

La decisión vino cargada de grandes controversias al tratarse de un ex jugador histórico del club, pero carente de experiencias de entrenador en equipos de alto nivel. Sin embargo, Solskjaer ha tenido un arranque perfecto, con nueve victorias seguidas en igual número de partidos en lo que va de año.

La gran curiosidad es que el entrenador noruego ha aprendido como hacer su trabajo a través de la serie de juegos Football Manager, en la que se ponen a prueba las habilidades de dirección técnica y de decisiones desde el banquillo.

Football Manager presenta un estilo de juego eminentemente táctico, en donde el jugador debe elegir los jugadores, determinar las formaciones y tácticas para llevar a la victoria a su equipo, pero no permite la capacidad de participar activamente en los partidos como en juegos como FIFA o Pro Evolution Soccer.

Desde hace años, Solskjaer ha sido un jugador asiduo a videojuegos de fútbol, incluyendo además a los modos de manager de la serie FIFA, pero considera a Football Manager como su principal aprendizaje, al explicar que comprendió el manejo de jugadores en los equipos profesionales a través del juego.

FIFA 20: Legacy Edition recibe las peores reviews de su franquicia

Solskjaer ha declarado en entrevistas para portales de su país sobre su afición a los videojuegos, y de la legitimidad de su uso como herramienta de introducción la labor de la dirección técnica de fútbol profesional.

Tras su llegada al Manchester United en 1996, Ole Gunnar Solskjaer jugaría 11 años con los “Red Devils”en la posición de delantero centro, siendo considerado como un jugador suplente de lujo por su habilidad de entrar como recambio en un partido y anotar goles clave.

Pasaría a la historia por anotar el gol decisivo de la victoria del United en contra del Bayern Múnich para ganar la UEFA Champions League del año 1998 en el último minuto del juego, volteando un partido que perdían por 1 a 0.

Se retiraría en el año 2007 producto de sus lesiones de rodilla y perseguiría sus aspiraciones de convertirse en entrenador. Ahora, Solskjaer ha alcanzado su sueño de dirigir el equipo de sus amores gracias en parte a su dedicación a la simulación deportiva en videojuegos.