Epic Games ha anunciado en una nota de prensa enviada que Eurogamer el día de ayer que ha demandado a Exciting Events por el uso sin permiso de la marca “Fortnite” para organizar un evento en Norwich, Inglaterra. Por su parte, la respuesta de Shaun Lord, el dueño de Exciting Events, fue casi inmediata anunciando que cesaría sus actividades comerciales.

Todo comenzó cuando Exciting Events quiso organizar un evento de Fortnite para conseguir dinero fácil, el mero nombre atrajo a cientos de fans a las afueras de Norwich para disfrutar de atracciones temática y de una sala de juegos. El problema es que las atracciones fueron mediocres, al nivel de una feria de colegio según muchos de los asistentes. Además la falta de personal hizo que la estadía en el evento fuera un suplicio porque cada atracción tenía largas filas en la entrada.

El evento fue tan desastroso que llegó a los principales medios de comunicación del mundo, incluso a los que no hablan de videojuegos con frecuencia. Esto no tardó en llegar a oídos de Epic Games que tomó acciones legales tan solo un día después de que la noticia se viralizara.

“La calidad de la experiencia del jugador es increíblemente importante para nosotros, ya sea dentro del juego o en eventos públicos oficiales como el Fortnite Pro-Am del año pasado”, dijo un portavoz de Epic Games a Eurogamer. “Epic Games no estaba relacionado de ninguna manera con el evento realizado en Norwich y hemos realizado una demanda contra los organizadores en la Alta Corte de Londres”, finalizaba el comunicado.

Pocas horas después, los que asistieron al evento comunicaron a la prensa que habían recibido un correo por parte del dueño de Shaun Lord en donde ponía al tanto a todos los usuarios de la situación. “He sido forzado a cesar todas mis actividades comerciales”, comentaba. Increíblemente, Lord intenta quedar como una víctima en el correo enviado, comenta que ha tenido que cancelar otros eventos de Fortnite que tenía planeados y que “las acciones de Epic Games traerán consecuencias catastróficas a nuestras finanzas”.

Al parecer, la demanda ha obligado a Lord a vender su compañía al estado inglés y ahora tendrá que usar el dinero en efectivo para pagar a Hacienda del Reino Unido y devolver el dinero a los asistentes del evento y a los que ya habían pagado por los eventos futuros. Queda claro que Epic Games no se anda con las ramas para defender su propiedad intelectual.

Escribir un comentario