Se han sabido interesantes detalles sobre los términos financieros acordados entre Activision y Bungie,  para devolver  los derechos de publicación de ‘Destiny’, el cual reportó para Activisión un ingreso a sus arcas de 164 millones de dólares por la referida negociación.

Activision ha publicado un nuevo archivo en la Sec donde aclara que la astronómica suma percibida corresponde al pago efectuado por Bungie motivado a la renuncia de los derechos de la publicación de ‘Destiny’, y si bien no se sabe con certeza si dicho pago fue percibido en efectivo, no quedó lugar a dudas que hubo una rescisión del contrato existente entre Activision y Bungie.

Astronómicos ingresos para Activision

Esta división ha traído como resultado reservas netas de 20 millones de dólares, ingresos de 164 millones de dólares e ingresos de operación de 91 millones de dólares para el año que finalizó el 31 de diciembre de 2018.

El estudio Bungie está a punto de estrenar la Season of the Drifter, que la compañía había presentado como la primera visión de un Destino controlado por Bungie. A pesar de todo ello, los desarrolladores y fanáticos de ‘Destiny’ están entusiasmados pues saben los verdaderos efectos que Activision tuvo en el desarrollo del juego, hayan sido estos buenos o malos.

Sledgehammer Games confirma que está trabajando en dos nuevos juegos

Cabe destacar que de manera general, el desglose financiero completo más reciente publicado por Activision reportó ingresos récord, sin embargo tiene un lado negativo como lo fue el despido de alrededor de 800 trabajadores.

Activision asegura que esta medida debe ser vista desde el punto de vista del ahorro pues la misma tiene como único fin hacer que la empresa sea más rentable, sin embargo no pudieron dejar de destacar el hecho de que dicho despido masivo tenga consecuencias potenciales y así lo han dejado ver cuando declararon que la implementación de ese plan de reestructuración puede resultar a la larga costosa y perjudicial para el negocio o cuando menos, tener otras consecuencias negativas.

Finalmente, expusieron también que dicho plan pudiera traducirse en un desgaste que fuera mucho más allá de la reducción de la plantilla de trabajadores, muy especialmente  en los impactos negativos en la moral de los trabajadores afectando su productividad o lo que quizás es más grave aún, en la incapacidad para atraer y retener personal altamente calificado.

Sea como fuere, cualquiera de dichas consecuencias tendría sin lugar a dudas, un impacto negativo en su negocio.