Se sospechaba que Activision no tenía su hogar en orden desde hace algún tiempo y la separación entre Activision y Bungie lo confirmó, sin embargo, muchos esperaban que hubiese pocas consecuencias para ambas compañías. Activision perdería una buena IP, es cierto, pero no es como si no tuviera IPs de sobra y, por otro lado, Bungie perdería su publicadora pero realmente estarán por un buen tiempo en el launcher de Activison-Blizzard, Battle.Net.

Así que todo parecía que había acabado en términos amistosos, no obstante, parece que Activision se está enfrentando a un motín en su propio barco. La firma estadounidense Kuznicki Law PLLC ha compartido en su página web que varios accionistas de Activision han recurrido a sus abogados para demandar colectivamente a Activision por no ser del todo honestos en el pasado.

Los accionistas involucrados serían aquellos que adquirieron acciones en la compañía desde el pasado agosto hasta el 13 de enero del 2019. Según ellos, la publicadora no fue honesta con la inminente separación con Bungie y la pérdida de Destiny, los detalles no se han hecho públicos pero da toda la impresión de que estos accionistas no se enteraron de la separación entre Bungie y Activision hasta que sucedió.

Además, también comentan que luego de la separación, Activision les comunicó que esto no afectaría en lo más mínimo a la empresa. Sin embargo, Activisión-Blizzard bajo su valor en la bolsa, haciendo que sus acccionistas perdieran mucho dinero. Estos no han aguantado la situación y han decidido demandar, tendremos que esperar mucho para conocer el resultado, ya que esto tomará tiempo y análisis de parte las dos partes involucradas.

Dicho esto, parece que Activision tendrá que desembolsillar bastante dinero, quizá los 164 millones que declaró como ganancia luego de haberse separado de Bungie sirvan para estos accionistas molestos, aunque lo más probable es que sea más dinero el que exijan.

Activision-Blizzard se ha visto envuelto en una serie de controversias en los últimos meses con la separación de Bungie, el anuncio de Diablo Inmortal y los 800 trabajadores despedidos en un año en el que ganaron más que nunca en su historia. La compañía americana está en el ojo del huracán y todavía no han comunicado ninguna acción.