Uno de los nombres más reconocidos del streaming de videojuegos es Pokimane, quien es nada menos que la streamer mujer más famosa y reconocida de la plataforma Twitch, con una presencia muy poderosa dentro de la plataforma.

Aunque la presencia femenina dentro de la plataforma Twitch (y del mundo de los videojuegos en general) está siendo vista como un elemento de lento crecimiento, Pokimane ha encontrado un lugar dentro del mundo del streaming que la coloca entre los mejores de la historia.

Orígenes

Nacida en Marruecos en 1996, Imane Anys migró desde muy joven a Canadá donde explotó su pasión por los videojuegos. Comenzó a transmitir a partir de 2013, creciendo lentamente en sus niveles de audiencia por sus gameplays de League of Legends.

A medida que pasaba el tiempo crecía tanto su nivel de habilidad como su estilo de transmisión, siendo muy apreciada en su estilo simpático pero discreto, lejos de las tendencias que otras streamers empleaban de ser más dinámicas y expresivas.

Unido a esto, se tiene en cuenta de que Pokimane entendía que, si bien ella es la que transmite el videojuego, es el videojuego la estrella de la presentación, reprimiendo de esta manera la práctica común de convertir los streamings de videojuegos en unos vlogs glorificados, lo que es el corazón de la crítica de muchas personas con respecto a las streamers mujeres.

Trascendencia

Fue su desempeño en 2017 lo que convirtió a Pokimane en una auténtica estrella, al alcanzar la cifra de 450.000 seguidores en Twitch, llegando al top 100 de los creadores de contenido más reconocidos de la plataforma. A partir de allí fue todo éxitos para ella.

Fue considerada como la creadora de contenido del año de Twitch en la premiación de los Shorty Awards de 2017, que premian a los autores de videos en vivo para diversas plataformas, señalando la alta calidad de sus transmisiones de League of Legends.

Esta relevancia la llevó a ser reconocida en Twitch como una creadora de contenido embajadora de la plataforma en eventos públicos, gracias a la confianza que sus transmisiones se mantengan casi un 100% libres de inconvenientes, atrayendo más y más fans.

Pero no era todavía suficiente. En 2018 hizo un dramático giro en su carrera y decidió incluir en su parrilla de juegos al bombazo del año Fortnite, transmitiendo de manera recurrente partidas del Battle Royale más famoso del mundo.

Un canal de Twitch misterioso sobrepasó en seguidores a Shroud y Tfue este mes

Además de jugarlo, también se dio el lujo de comentar partidas en eventos de Epic Games, ejerciendo su rol de embajadora de Twitch y expandiendo su reino en las plataformas de video.

Vlogs y ASMR

No fueron solo juegos lo que le han dado popularidad a Pokimane, al presentar contenido activamente en sus canales de YouTube, uno personal en donde realiza Vlogs personales de su día a día, en lugar de presentar sus perspectivas en su canal de juegos en Twitch, lo que le ha valido numerosas alabanzas a su ética de trabajo.

Sin embargo, por demanda popular, también ha decidido presentar clips de sus partidas en su canal principal, para no dejar a su fanaticada de YouTube fuera de sus gameplays.

Su segundo canal es mucho más específico, al tratarse de un canal de ASMR (Autonomous Sensory Meridian Response en inglés, traducido a Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma) en donde presenta videos de estimulación sensorial que miles de personas declaran que les ayuda a dormir plácidamente.

El reconocimiento continúa

Pokimane tiene la particularidad de haber sido considerada como una de las creadoras de contenido más destacadas en el mundo de los videojuegos en el mismo período de tiempo que una de las figuras más divergentes y poderosas que ha tenido Twitch, Ninja.

El streamer de Fortnite que llevó el mundo de las transmisiones de videojuegos al mercado mainstream ha sido en los últimos tiempos la montaña más elevada que deben escalar quienes se dedican a este particular trabajo.

Y Pokimane ha sido una de las pocas que lo ha hecho, habiéndolo realizado además sin requerir de las particularidades que han hecho a streamers como Ninja (o similares como Dr Disrespect), es decir, las expresiones volátiles y vulgares que atrajeron a multitudes de aficionados que aman el contenido soez.

Por otro lado, Pokimane se rehúsa a caer en el estereotipo de la “chica gamer” que suele ser el centro de la controversia del mundo de los juegos. No se conduce ni se presenta como una modelo sexy, ni intenta caer de elemento discordante dentro de los juegos. Es solo una chica que quiere jugar.