Grand Theft Auto V continúa evolucionando con el tiempo, convirtiéndose en un título de rol masivo gracias al servidor RP — Role Play, donde todos los días jugadores y streamers se hacen pasar por delincuentes, policías, médicos y todo lo que puedas imaginar. De esta forma, siempre podremos encontrarnos con cosas impresionantes, como conciertos en vivo organizados en un bar y momentos desafortunados como cuando vas manejando sin razón aparente, terminas matando a un policía con tu scooter.

De acuerdo con el informe de Dot Esports, Vader es el nombre del desafortunado jugador y seguidor de la plataforma Twitch, quien se encontró con un error que llevó a su personaje “Eugene” a asesinar a un policía cuando solamente estaba revisando su celular en la acera.

Sin embargo, este corrió algo de suerte, ya que el sujeto en cuestión no se encontraba en línea, por lo que no se trataba de un jugador y según el informe, las reglas de “la mayoría de servidores” de GTA RP, mencionan que al tratarse de un usuario este debería gritar de dolor cuando sucedió el accidente.

Sub-Zero se hace invisible gracias a glitch de 'Mortal Kombat 11'

En la transmisión, podemos notar que Vader espera unos segundos para saber si existe alguna reacción de su victima y como no hay otros jugadores o “testigos” del accidente, simplemente se aleja diciendo con tono sarcástico “okey“.

De esta forma, Vader se salvó de tener que explicar la situación, ya que al tratarse de un servidor Role Play, debería de seguir las reglas del mismo y mantenerse en el personaje para reportar como sucedió el accidente que llevó a la muerte de un policía inocente, una situación que podría resultar muy graciosa para los espectadores, pero desafortunadamente — al menos para ellos — no sucedió nada como eso.

Recordemos que hablamos de un multijugador masivo, por lo que los errores siempre estarán a la orden del día, aunque no de forma tan seguida y afortunadamente para Vader, este se salvó de presentar “cargos” y continúa jugando una vida tranquila en el servidor GTA RP.