Sony censurará los juegos eróticos con personajes que parezcan menores de edad

Un nuevo reporte del Wall Street Journal comenta sobre lo que viene siendo un secreto a voces desde hace un tiempo, Sony estaría preocupado por la imagen que proyecta a nivel mundial gracias a la gran cantidad de juegos asiáticos que plantean escenarios eróticos con personajes de edad indefinida. Para encargarse de este problema, la censurará será más fuerte a partir de ahora y evitará la publicación de juegos sin una aprobación extra.

Ya sabemos que hay muchas instituciones de clasificación por edades en los videojuegos, PEGI y ESRB son las más populares, pero casi todos los países tienen además una ‘capa’ extra de protección, una institución que revisa todo el contenido que consumen sus ciudadanos. Al parecer los desarrolladores que piensen publicar en la consola más vendida del momento tendrían que pasar además por otra prueba, la de la misma Sony.

No más estudiantes de secundaria

Ya sucedió con el nuevo Senran Kagura, Dead or Alive Xtreme 3: Scarlet y otros menos conocidos como Nekopara, Sony no está dando muchas vueltas para quitar de su plataforma lo que considera inapropiado. El reporte de WSJ sería otra voz importante en los medios que confirmaría que Sony habría cambiado sus políticas internas sin hacerlas públicas.

Esta situación abre varios debates, en uno casi todos están de acuerdo y es que la representación de personajes menores de edad en contextos eróticos no es correcta. El debate toma matices complicados de afrontar cuando algunos afirman que estos personajes sencillamente no existen y, por lo tanto, no se hace daño a nadie. Sin embargo, la pedofilia es un tema taboo en occidente, no tanto así en Japón por lo que lo más probable es que estos juegos directamente no existan en este lado del mundo.

Otro debate es la permisión de la violencia gratuita de muchos juegos como Mortal Kombat y de cómo estos tienen más aceptación que el contenido erótico con personajes adultos, como es el caso de Dead or Alive Xtreme 3: Scarlet. El problema reside en que, independientemente de lo que los usuarios piensen, Sony parece haber tomado una decisión con base en los movimientos sociales que vienen pisando fuerte en la sociedad occidental, y no parece que vaya a reconsiderar sus nuevas políticas.

En bancarrota

Una fuente anónima de un estudio japonés, declaró a WSJ que este proceso es muy costoso para los estudios más pequños que no saben si su juego se lanzará o no hasta que está listo y Sony puede revisarlo. Esto obligaría a los estudios a llamar de nuevo a sus empleados para modificar el título y les haría perder tiempo y dinero.

Aunque desde nuestro punto de vista parece que lo mejor para estos desarrolladores es simplemente hacer otro tipo de juegos, tenemos que tomar en cuenta que este tipo de estudios enfocados en la creación de juegos eróticos con personajes que parecen menores de edad existen desde hace mucho tiempo. La práctica de usar personajes en zonas de grises respecto a su sexualidad es algo muy común en Japón y algo que no sucede solo con los videojuegos.

De esta manera cientos de estudios tendrán que cerrar sus puertas o cambiar sus planes y mudarse a otra plataforma, ya que, aunque Sony también es japonesa, su imagen no lo es.

chevron_left
chevron_right

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario
Nombre
Correo
Web