Cada día que pasa, el trato de Tencent Games con Nintendo para manejar la venta de consolas y juegos en China pinta mejor para ambas. Luego de 9 meses sin licenciar ningún juego debido a un proceso de reestructuración política y social, el gobierno chino comenzó a dar el visto bueno a material lúdico el pasado diciembre.

Sin embargo, como era de esperar, esta reestructuración tomó tiempo porque había que tomar decisiones respecto a este mercado que genera más de 30.000 millones de dólares anualmente. El gobierno chino se ha mostrado muy preocupado por cómo afectan los videojuegos a la salud mental y física de los menores y por cómo se ve representado su país en estos títulos.

Burocracia eficaz

Para ello, el Comité de Ética de Juegos Online tomará el papel de juez y calificará cada uno de los juegos que quieran aprobación del gobierno chino. Este comité ya existía desde hace justo un año pero ahora trabajarán bajo estas nuevas reglas y se asegurarán que los videojuegos online sigan los “valores sociales que China aprecia”.

Además de las nuevas reglas, este comité aclaró que requerirá que los mismos estudios creen un departamento para la regulación y censura de sus títulos. De esta manera, se espera que se reduzcan los procesos burocráticos a la hora de licenciar juegos ya que estos nuevos departamentos ajustarían el producto a lo deseado por gobierno chino. Además los sistemas para prevenir la adicción llegaron para quedarse y todas las desarrolladoras y publicadoras deberán aplicarlos en sus juegos.

No más sangre verde

Además de lo anterior, el comité proporcionó orientación adicional a los estudios que quieran publicar juegos en China:

  • Si un juego es parte de una serie y no se indica, se asumirá que el juego tiene el mismo título que un juego existente y no será aprobado.
  • Si un juego online tiene contenido offline, la aplicación debe indicar eso y explicar el contenido offline.
  • Cuando envíe un juego para su aprobación, no incluya el número de versión en el título.
  • No se acepatrán imágenes de cadáveres o charcos de sangre en ningún juego.
  • Los desarrolladores no pueden cambiar el color de la sangre para conseguir la licencia.
  • Las aplicaciones de juegos móviles no requieren que los editores envíen un teléfono inteligente con el juego preinstalado para su aprobación.
  • Los estudios ya no necesitan mandar una copia de la “lista de palabras prohibidas” para cada juego, una versión digital de la lista es suficiente.
Versión económica de Nintendo Switch llegará en junio

De todas estas reglas, la que más llama la atención es la relacionada con la sangre y los cadáveres. Muchos juegos suelen incluir este tipo de imágenes por necesidad de la historia y la jugabilidad, sin embargo habrá que hacer algunos cambios para ajustarse al mercado más grande del mundo.

Grandes beneficiados

Los especialistas en Niko Partners comentan que esta regla ya existía pero que era poco clara y las desarrolladoras simplemente cambiaban el color de la sangre a cualquier otro  para conseguir una licencia rápidamente. Al parecer esto ya no se podrá hacer ya que el gobierno chino quiere evitar el contenido grotesco en los juegos.

Niko Partners también comenta que los más beneficiados son las grandes empresas como Tencent o NetEase que tienen los medios para ajustar sus títulos a las reglas o dedicarse a publicar productos que no entran en estas categorías nunca como la gran mayoría de los títulos de Nintendo como Super Mario Bros o The Legend of Zelda. Otro caso es Fortnite que representa la violencia de una manera caricaturesca y que no tendrá problemas.

Sin embargo, al igual que sucede con la nueva censura de Sony, los estudios más pequeños se verán en aprietos cuando su título no sea aprobado y tengan que rehacerlo o directament cancelarlo por no contar con los fondos necesarios para mantener al estudio trabajando meses extra.