Es díficil cuestionar el fenómeno que ha sido Fortnite en la industria de los videojuegos, trascendiendo la industria misma y convirtiéndose en parte de cultura pop occidental.

El Battle Royale más popular del mundo y una de las experiencias globales en línea más importantes de esta generación, trae consigo una extraordinaria cantidad de esfuerzo y trabajo.

Epic Games, para poder llevar a Fortnite al nivel que ha llegado, ha contado con un equipo de desarrolladores y mantenimiento de primerísimo nivel que puede sostener en tiempo real uno de los juegos en línea más jugados del mundo.

Pero, según reportan portales como Kotaku o Polygon, este equipo está sufriendo de un monumental exceso de trabajo para mantener Fortnite.

Aunque es toda una maquina de hacer dinero, Epic Games parece estar explotando a los desarrolladores de Fortnite.

Lo llaman ‘crunch’

En un reportaje con personal actual y antiguo de Epic Games, Polygon dio a conocer que la mayoría de los trabajadores del equipo de Fortnite trabajan horarios excesivos.

Con un promedio de semanas de trabajo de 70 a 100 horas, el personal de Fortnite vive en un constante “crunch” (trabajar más que el tiempo determinado en el contrato) para servir a un juego que nunca será terminado.

Generar contenido nuevo semana a semana es la norma que mantiene a Fortnite vigente para una audiencia tan hambrienta como la de este juego.

Unreal Engine 5 presenta el primer vistazo de las capacidades de PlayStation 5
La constante actualización del Battle Royale más famoso del mundo implíca una enorme cantidad de trabajo constante para los desarrolladores.

Lo más llamativo de esto es que estos períodos de trabajo son “voluntarios”. Está estipulado en los contratos de los desarrolladores que, en el caso de querer trabajar más de las horas estipuladas, la compañía lo recompensaría.

Sin embargo, lo que no estipula el contrato es que el buscar este trabajo extra “voluntariamente” es una expectativa de la compañía desde el principio, pudiendo afectar la posición de quienes no deseen participar.

Problema en crecimiento

Las compañías de juegos parecen convencidas de que el tiempo de trabajo excesivo en proyectos es positivo para que estos salgan de la mejor manera, a pesar de estar demostrado científicamente que no es así.

Casos recientes de compañías como Rockstar o BioWare demuestran que trabajar demasiado solo contribuye al deterioro de la salud de los desarrolladores y a un golpe a la reputación de estos estudios.

Mientras más casos de este tipo se den a conocer, será más factible que la industria tenga que cambiar para poder sobrevivir de la mejor manera, o atenerse a la posibilidad de que las autoridades intervengan para detener sus prácticas.