Borderlands 3‘ es uno de los títulos más esperados de la actualidad dentro de la industria de los videojuegos pero a pesar de esto el juego se ha visto salpicado de la polémica tras los escándalos en los que se ha visto involucrado Randy Pitchford, CEO de Gearbox y David Eddings, el actor que interpretó a Claptrap en las anteriores entregas.

El pasado lunes el CEO se pronunció sobre las acusaciones de “mala gestión” que el actor había hecho en referencia a su no continuidad como voz de Claptrap.

“Está amargado y disgustado por haberse finalizado su contrato. Se le ofreció el doble del sueldo, y lo rechazó. No quiero que haga un trabajo sino está deseando hacerlo, porque la motivación afecta al rendimiento. No se le ha forzado a nada. Al señor Eddings se le pagó generosamente durante su empleo y después de terminarlo se le ofreció una relativamente generosa cantidad de dinero por volver a repetir su rol. Por desgracia rechazó la oportunidad”.

No obstante, el actor respondió a estas duras declaraciones del CEO de Gearbox mediante un comunicado en su cuenta oficial de Twitter en donde confesó que fue agredido por Pitchford en el año 2017.

“Me sentó bien mi salida de Gearbox, pro cuando mi antiguo jefe empezó a hablar en voz alta sobre varios aspectos de mi empleo, incluyendo el cómo de bien me compensaron y lo generoso que es, me vi obligado a corregirle”.

El actor reconoció tener muchos sentimientos encontrados sobre todo cuando le pidieron que volver a interpretar su papel dentro de la nueva entrega del juego. Es por eso que finalmente aceptó hacer el trabajo de forma gratuita a cambio de que le dieran los cánones que se le debían junto a una disculpa por el incidente de Pitchford en 2017 pero el estudio re rehusó a aceptar estas condiciones.

Escribir un comentario