El próximo conflicto sobre los micropagos y las cajas de botín tendrá lugar en el Senado de los Estados Unidos, al entrar en discusión un nuevo proyecto de ley.

El senador republicano del estado de Missouri, Josh Hawley, anunció la creación de una nueva ley que prohíbe las cajas de botín y los micropagos denominados “pagar para ganar”.

Esta prohibición afectará los videojuegos “utilizados por menores de edad”. Al ser cuestionado por esta definición, Hawley explicó que se trataba de juegos considerados aptos para menores de 18 años o “juegos cuyos desarrolladores están al tanto que involucran a menores de edad en micropagos”.

Denominada como Ley de Protección Infantil de Juegos Abusivos (The Protecting Children from Abusive Games Act en inglés), Hawley presentaría como ejemplo el popular juego para móviles Candy Crush.

El título de Activision fue citado como el principal ejemplo de los micropagos de “pagar para ganar”, mostrando un paquete llamado Luscious Bundle, que ofrece multiples beneficios y ventajas a cambio de 150 dólares.

Consecuencias legales

El senador Josh Hawley declaró públicamente sus intenciones con esta ley, al afirmar que “cuando un juego está diseñado para niños, los desarrolladores no deben monetizar la adicción”.

Twitch Prime anuncia sus promociones para julio, a pesar de las controversias

“En cambio, cuando un juego está creado para adultos y los niños participan en él, debe bloquearse el acceso a los micropagos compulsivos. Desarrolladores que exploten voluntariamente a niños deben enfrentar consecuencias legales” cerró Hawley.

Conocido por sus posturas en contra de compañías como Facebook, por considerarlas abiertamente en contra de personas con ideas conservadoras, se encuentra ahora llevando su lucha política al campo de los videojuegos.

Esto ha llevado a grupos interesados en defender la cultura de los micropagos, que ha plagado a la industria en los últimos años, a contactar al equipo del senador Hawley para ofrecer su experticia.

El equipo de The Entertainment Software Association (ESA), según Kotaku, quienes han trabajado en contra de los movimientos de este tipo en países como Alemania, Irlanda o Dinamarca, entre otros.

Con el objetivo de defender políticamente a las poderosas compañías de videojuegos, la ESA pretende brindar sus datos a la discusión esta ley con el fin de demostrar que los micropagos y las cajas de botín no violan las leyes.