La poderosa Tencent tomó una importante decisión el día de hoy al cancelar de manera oficial el soporte de sus servidores de PUBG Mobile en China.

Esta decisión se da porque Tencent no tiene permiso de parte del gobierno chino de recolectar ganancias por micropagos del juego, una lucha que han sostenido desde principios de 2018.

Pero la gigantesca compañía busca girar la situación al ofrecer un juego alternativo titulado Heping Jingying, traducido como Elite Force of Peace, el cual ya ha sido aprobado por las autoridades chinas.

¿Qué tiene de especial este juego?, se trata de un juego marcadamente nacionalista donde la fuerza de élite del título es un escuadrón patriota chino que combate al terrorismo internacional.

Portales como Reuters y The Financial Times han analizado el contenido sociopolítico de Elite Force of Peace, explicando que se trata de un juego que rinde tributo a al Ejercito Nacional de Liberación, la enorme fuerza militar de la República Popular China.

Estados Unidos suspende tarifas especiales para productos chinos

Tencent sobrevive

El año 2018 es uno de los años más importantes de la historia de Tencent, al haberse visto contra la pared en frente de las disposiciones del gobierno chino.

Las autoridades del Ministerio de Educación de China determinaron que muchos de los videojuegos importantes de la actualidad amenazaban la salud de la juventud del país.

Por ende, se revisaron una gran cantidad de títulos existentes y se frenaron las licencias y los nuevos estrenos de Tencent, la mayor distribuidora de juegos del país y del continente asiático.

Eso dejó a esta compañía sin los ingresos esperados por ventas y micropagos de videojuegos de consolas y, especialmente, de juegos móviles como PUBG Mobile.

En días recientes, diversas fuentes reportaron que la manera de superar esta censura ha sido presentar juegos con contenido nacionalista que pueda ser considerado como “históricamente correcto”, con Tencent mostrando un ejemplo de cómo llevarlo a cabo.