Star Wars Jedi: Fallen Order sorprendió a muchos cuando fue anunciado hace unas semanas, creando una gran anticipación para lo que será el primer título de un jugador de la franquicia en años.

Por supuesto, Electronic Arts, distribuidora de los juegos de esta franquicia, tiene sus propias aspiraciones para este juego, declarando hoy sus expectativas de ventas.

Según el portal Gamespot, el director operativo de Electronic Arts, Blake Jorgensen, expuso en una reunión de accionistas las ventas que proyectan para este juego.

“Trabajamos dentro del rango entre seis y ocho millones de unidades” fueron las palabras de Jorgensen, una de las varas más altas para un juego que apenas se encuentra en desarrollo.

Las proyecciones de EA

Electronic Arts no suele ser tímida cuando se trata de decir lo que espera conseguir de sus videojuegos, pero esto no quiere decir que sus proyecciones sean acertadas.

Los estándares que la industria suele imponer a títulos de alto presupuesto suele ser muchas veces demasiado alto, exhibiendo un exceso de confianza hacia el producto que presentan.

EA canceló un juego de Los Simpsons inspirado en Mario Party

El presente de EA en ese ámbito no ha sido bueno. Con una gran anticipación por el estreno de Anthem, mostrándose muy activos en redes sociales con adelantos de este juego durante meses, y declarando proyecciones similares.

Pero toda esta parafernalia y posturas públicas no sirvieron para nada, al haber tenido en Anthem uno de los fracasos más grandes de la industria en los últimos años, un desastre desde su producción hasta su resultado final.

Star Wars Jedi: Fallen Order viene con la ventaja competitiva de formar parte de una franquicia intocable y que por sí sola podría vender muchos juegos.

Pero una cantidad de ocho millones de copias vendidas sigue siendo una cantidad obscenamente alta que muy pocos juegos pueden alcanzar, especialmente en la actualidad de la industria.

Quedará en manos de los jugadores si Star Wars Jedi: Fallen Order será o no un éxito de ventas, pero corresponde a Electronic Arts evitar contaminar la producción de este juego como lo hicieron con Anthem.