Kingdom Hearts III, uno de los lanzamientos más anticipados y exitosos de Square Enix, no logró las ganancias esperadas por la compañía.

A pesar de haber sido un gran éxito de ventas, apreciado por la crítica y haber sido, a pesar de ciertos cuestionamientos, bien recibido por los jugadores, Square Enix considera que se ha quedado corto.

La casa japonesa de videojuegos presentó su balance final de 2018, donde se expresó una caída en las ganancias de la compañía de 20 mil millones de yenes, que se traducen en 183 millones de dólares.

Sin embargo, las ventas de la compañía aumentaron un 7,62% por lo que hay que considerar otros factores para explicar esta situación.

Publicidad

Los títulos más destacados de Square Enix en el año fiscal 2018 fueron Kingdom Hearts III, Shadow of the Tomb Raider, Just Cause 4 y Octopath Traveler, resultando en ventas muy buenas dentro de la industria.

Pero para Square Enix no ha sido suficiente el presentar estos excelentes juegos, y en su balance expresan que el verdadero problema se encuentra en los costos de publicidad.

Square Enix hizo una excesiva inversión en marketing para todos sus juegos en 2018, una apuesta que no le rindió dividendos en lo más mínimo.

Square Enix regalará 7 días de subscripción en Final Fantasy XIV

Sus planes de publicidad fueron ineficientes para vender sus juegos, representando una pérdida importante en comparación con 2017.

Además, Square Enix consideró que los adelantos tecnológicos realizados para presentar un juego de la mejor calidad disminuyeron el impacto de las ventas de sus juegos.

Los logros del año

Esta visión derrotista que presenta Square Enix carece de sentido. 2018 fue un año bastante positivo en cuanto a la oferta de títulos que presentaron al público.

Kingdom Hearts III representó el anticipado regreso de una de las franquicias más importantes de la compañía, trayendo a viejos y nuevos aficionados a esta serie.

Octopath Traveler fue una autentica bocanada de aire fresco para el debilitado mundo de los JRPGs, especialmente para una compañía como Square Enix, que durante años fue el estandarte del género.

Y, finalmente, el estreno de Shadow of the Tomb Raider, el cierre de la saga que rediseñó y resucitó las aventuras de Lara Croft en un contexto más real e impactante, dejando atrás su pasado de bomba sexy.

Aunque se aferren a la tendencia de las compañías de manifestar decepción en cuanto a sus ventas y ganancias, Square Enix está en una posición mucho más positiva que muchas otras compañías.