Avalance Studio e id Software finalmente pusieron a la venta Rage 2, un shooter en primera persona con todos los elementos que componene un juego AAA de hoy. Por ahora se le ve como un buen juego y poco más, aunque quizá sea pronto para juzgarlo ya que muchos analistas no lo han analizado en profundidad.

El título tiene apenas un día en el mercado y es por esto que PC Gamer ha sido el primer medio en descubrir un eastern egg dentro del juego, se trata de una clara referencia a Elon Musk, el magnate y físico sudafricano que pretende cambiar el mundo a base de mucho de dinero y el desarrollo nuevas tecnologías que usen la luz solar.

Elon Musk no es solo eso, claro, también hay muchos rumores negativos a su alrededor, por no hablar de que sus experimentos y creaciones no terminan de funcionar del todo en ámbitos prácticos. Y es por eso que se le parodia en Rage 2, en este juego hay un mundo abierto con muchas misiones por hacer, coleccionables, encuentros aleatorios, etc. lo que ya conocemos de los juegos de este estilo.

Búnker y empresa

Mientras exploramos la parte sudoeste del mapa en busca de misiones, podemos conseguirnos un búnker que en Rage 2 vendrían siendo las mazmorras al estilo de Skyrim. Están en todos lados y son un gran oportunidad para conseguir nuevos objetos y armas que nos puedan servir en la aventura, sin embargo, si entramos al que nos marcan desde PC Gamer con este práctico mapa que dejamos aquí abajo, nos encontraremos con un personaje muy curioso.

Apenas entramos al búnker es hostil con nuestro personaje, aunque nadie se nos acerca o nos ataca realmente, las defensas están desactivadas y podemos vagar libremente por el búnker. Recordemos que Rage 2 se sitúa en un mundo post apocalíptico al estilo de Mad Max, todo transcurre en un desierto lleno de “cazadores” y “carroñeros” que buscan causar problemas a quien no tenga los medios para defenderse, es una sociedad fallida en donde la violencia es protagonista.

Coleccionista descubre un juego desconocido con más de 30 años de antigüedad

Conociendo este contexto, adquiere sentido la decoracón del búnker de este personaje, hay cárteles por todos lados promocionando viajes espaciales, el uso de una tecnología de “nanotrites”, nuevos experimentos con inteligencia artificial, etc. Si seguimos avanzando podemos conseguir notas de los que serían los empleados del lugar, el jefe de la compañía se llama “Elton Tusk” y no parecen tenerle mucho aprecio.

Un cerebro en un jarrón

Mientras seguimos avanzando, Elton nos sigue insultando mientras menciona la superioridad de su inteligencia y de cómo podría acabar con nosotros con solo su mente. Eventualmente podemos entrar a una habitación llena de procesadores y demás tecnología que parece haber pasado a mejor vida. Allí nos atacará con un par de robots que se desactivan al instante que salen de sus cajas y en la siguiente habitación está Elton.

No hay mucho de él, la verdad, es solo un cerebro conectado a una super computadora. En este punto no es más que una inteligencia artificial abandonada por todos, no tiene realmente ningún poder. Podemos ignorarlo, tomar el botín (una nueva habilidad) y largarnos, aunque también podemos escuchar lo que dice que son básicamente lamentos de no haberlo logrado lo que se proponía, salvar el mundo.

Las referencias son demasiado evidentes como para ignorarlas, la pequeña broma es algo macabra así que imaginamos que Elon no cae muy bien en las oficinas de id y Avalanche. Puedes ver el video de esta pequeña misión secundaria en este enlace, cortesía de PC Gamer.