Konami se encuentra apelando al factor nostalgia para celebrar sus 50 años de vida, trayendo un especial paquete de su saga más icónica, Castlevania.

Castlevania Anniversary Collection es una edición especial de juegos clásicos de esta franquicia, específicamente los representantes más importantes de consolas del pasado, presentado para los sistemas actuales.

Con ocho títulos clásicos en sus formatos originales, Castlevania resucita los juegos que crearon los cimientos de su reputación como una de las sagas más importantes de los videojuegos.

Individualmente hablando, cada uno de estos juegos es una aventura de gran envergadura, pero juntos son un paquete prácticamente imperdible.

Castlevania (1986)

El primer juego de la serie se convertiría en historia inmortal de la industria de videojuegos.

El clásico que comenzó todo. Este juego es uno de los más destacados de toda la colección, al ser una de las piezas claves de éxito de la NES en toda su historia.

Gráficamente revolucionario en su momento, Castlevania trajo los primeros escenarios que no se repetían, así como una arquitectura única, esteticamente impresionante y con muchos elementos en la pantalla.

Fue la primera muestra de la gran mezcla de monstruos de la literatura y cine clásico de terror que se convertirían en la marca registrada de Castlevania, incluyendo al monstruo de Frankenstein, Medusa de la mitología griega o el espectro de la muerte.

Pero el villano principal y máxima atracción del juego, Drácula. El señor de las tinieblas y amo de los vampiros coronaba uno de los juegos más difíciles de todos los tiempos, una aventura digna de ser revisitada.

Castlevania II: Simon’s Quest (1988)

La secuela de Castlevania fue uno de los juegos más ambiciosos de su tiempo, pero falló en la ejecución final de sus ideas.

La secuela inmediata de Castlevania es uno de los juegos más interesantes de su tiempo. Siguiendo la trama del final de Castlevania, nuestro héroe Simon Belmont debe buscar los remanentes de Drácula por todo el continente europeo.

Con ideas interesantes más apropiadas para un RPG que para un juego de acción y plataformas como la primera parte de la saga, Castlevania II intentó crear un mundo más grande y envolvente, con personajes dialogando y comerciando con el jugador, entrenando para aumentar el nivel y rompecabezas para resolver partes complejas del juego.

Este juego es muy ambicioso, pero falla en la ejecución de sus ideas. Muchas veces ocurre que no se sabe a dónde ir y que hacer, y los aldeanos son muy desesperantes, al no ayudar realmente con sus mensajes crípticos.

Castlevania II: Simon’s Quest no es para nada un mal juego, pero es tan complejo que es necesario contar con una guía con ayudas para poder superarlo sin problemas.

Castlevania III: Dracula’s Curse (1989)

Castlevania III: Dracula’s Curse trajo la historia más extensa de la serie hasta la fecha, siendo la fuente principal de la serie Castlevania de Netflix.

La parte final de la trilogía de NES, Castlevania III: Dracula’s Curse es el mejor juego de la saga para este sistema.

Tomando los pocos elementos que se podían rescatar de Simon’s Quest y mezclándolo con el estilo del original, Castlevania III apunta por el estilo inicial de la saga, mejorándolo ostensiblemente.

Castlevania III es una precuela del primer juego, narrando la historia de Trevor Belmont, predecesor de Simon, quien se embarca en esta aventura acompañado por primera vez por un grupo de aventureros muy interesantes.

Una hechicera llamada Sypha Belnades, un pirata de nombre Grant DeNasty y un misterioso vampiro conocido como Alucard son quienes se unen a Trevor Belmont en su misión por acabar con la maldición de Drácula.

Si este argumento suena familiar, es porque es la base para la popular serie de animación Castlevania de Netflix, que utiliza esta historia como base, aderezada con elementos posteriores de la serie.

Es uno de los juegos que usa las máximas capacidades de la NES en términos gráficos, al colocar fondos con movimiento, detalles especiales dentro de cada escenario y uno de los mejores fondos musicales de la historia de los videojuegos.

Por supuesto, también trajo de vuelta la elevadísima dificultad del primer juego, aumentada incluso en algunos casos. Esto crea un mayor enfoque para los jugadores al tener que invertir más y más esfuerzo en superar este título.

Super Castlevania IV (1991)

El debut de Castlevania en Super Nintendo fue una autentica exhibición de excelentes gráficas y jugabilidad.

Super Castlevania IV es el debut de la saga en la plataforma sucesora de la NES, es uno de los juegos que merecen más el prefijo “Super”.

Utilizando todo el poder de la Super Nintendo, en este juego dejamos atrás los controles lentos, y la vulnerabilidad que estos causaban, para dar paso a un protagonista mucho más ágil y preparado para los peligros del castillo de Drácula.

Simon Belmont vuelve a las andadas y regresa también el estilo lineal del primer juego de la saga, al no tener dialogos que den contexto ni otros personajes para jugar.

Estas supuestas carencias ocurrieron para enfocarse a fondo en el nuevo sistema y en las habilidades de las que Simon dispone para este juego.

Mucho más ágil y poderoso, su látigo se ha convertido en un arma mucho más versátil, al poder usarse como cuerda para balancearse y colgarse de plataformas y hacer saltos más largos. Además de la posibilidad de atacar en todas las direcciones posibles, de caminar agachado y de moverse más fácilmente por las escaleras.

¿El desarrollo como personaje de Joro es en vano? Reseña: 'Oresuki' - ep 9

El repertorio de enemigos también creció, al tener ahora que enfrentar dragones y quimeras, además de versiones más amenazantes de los monstruos clásicos del juego. Gráficamente es un deleite, al tener una escenografía impactante y llena de vida, con el terror tocando la puerta en todo momento. Una autentica obra de arte.

Castlevania: The Adventure (1991)

Castlevania: The Adventure fue la primera gran decepción de la franquicia, con una lamentable jugabilidad que lo hacía imposible.

No todos los juegos de la serie iban a ser buenos. La primera incursión de Castlevania en Game Boy es a todas luces uno de los puntos más débiles de la saga.

Incluso entendiendo las limitaciones de Game Boy como sistema, Castlevania: The Adventure es un juego increíblemente lento y pesado, llevando las riendas del protagonista Christopher Belmont.

El control es terrible y las habilidades están limitadas a bolas de fuego para el látigo, teniendo que contar con mucha suerte para evitar los ataques enemigos y mucha habilidad para avanzar.

Konami tendría mucho que aprender después de este juego, puesto que habían preparado toda una historia separada de la serie original para Game Boy.

Castlevania II: Belmont’s Revenge (1992)

Castlevania II: Belmont’s Revenge tenía la dificil labor de seguir al terrible The Adventure, trayendo un argumento extraordinario y sustanciales mejoras técnicas.

La secuela inmediata de Castlevania: The Adventure trae uno de los argumentos más interesantes de la saga, así como una ligera mejora en el apartado técnico del juego.

Al caer derrotado por Christopher Belmont, Drácula comienza a ser más táctico en su enfoque para enfrentar a la familia de cazadores de vamnpiros, convirtiendose en una espesa niebla y esperando el momento para atacar.

Al pasar quince años de su derrota, Christopher Belmont se prepara para pasar el látigo Vampire Killer a su hijo y heredero Soleiyu, pero en medio de la ceremonia, Drácula se manifiesta y toma posesión del joven, utilizándolo como vehículo.

Christopher tendrá que tomar el látigo nuevamente y derrotar al señor de los vampiros una vez más y salvar la vida de su hijo. Belmont’s Revenge es mucho mejor que su predecesor, con un mejor control y jugabilidad.

Sin embargo, a pesar de lo interesante de su historia, aún carece del nivel de la saga principal de consolas, por lo que queda como un juego entretenido pero descartable, a fin de cuentas.

Castlevania: Bloodlines (1994)

Castlevania: Bloodlines es uno de los mejores juegos de la franquicia, pero fue ignorado por muchos al ser exclusivo para Sega Genesis.

Para muchos este juego pasó desapercibido, al ser uno de los pocos Castlevania exclusivos para un solo sistema, en este caso Sega Genesis.

Uno de los juegos más interesantes de la saga, Bloodlines (conocido en Europa como The New Generation) trae un nuevo grupo de héroes para combatir a Drácula en la ausencia de la familia Belmont.

Pudiendo elegir entre John Morris, descendiente de Quincy Morris, quien asesina a Drácula en la novela original de Bram Stoker y su mejor amigo, Eric Lecarde.

John utiliza el látigo Vampire Killer, al ser pasado ritualmente de la familia Belmont a la familia Morris, mientras que Eric utiliza una lanza metálica.

Ambos personajes tienen estilos diferentes de juego que le dan a este título un gran valor de rejugabilidad, al tener rutas diferentes para cada uno, con sus respectivas historias y giros.

Gráficamente es extraordinario y la velocidad del juego deja muy atrás a la serie de NES, teniendo que pensar mucho más rápido que antes para superar los peligros presentados. Es muy injusto que este juego haya pasado de largo para muchos, por lo que es uno de los más recomendados de este pack especial.

Kid Dracula (1993 – 2019)

Por primera vez en occidente se podrá jugar Kid Dracula, una de las parodias más entretenidas de la serie Castlevania y un juego de plataformas muy agradable.

Cerramos este recorrido con Kid Dracula, uno de los juegos más simples e interesantes de Castlevania Anniversary Series.

Este inocente título es una evidente parodia de los juegos de Castlevania, donde Konami presenta a Kid Dracula, hijo de Drácula, quien se enfrenta a los monstruos que habitan el castillo de su padre, que ha sido tomado por un demonio llamado Galamoth.

Utilizando hechizos como bolas de fuego, Kid Dracula debe superar a versiones infantiles de los monstruos de Castlevania, lo cual trae uno de los mejores juegos de plataformas de NES.

Kid Dracula fue exclusivo para el mercado japonés desde su lanzamiento en 1993, llegando oficialmente a occidente con el lanzamiento de Castlevania Anniversary Collection, siendo una grata sorpresa y uno de los mejores del paquete.

Veredicto

Castlevania Anniversary Collection es uno de los paquetes de juegos retro mejor logrados de los últimos años. Con la nostalgia por los clásicos siendo una de las modas más consistentes de la actualidad, es bueno tener títulos especiales como este.

Es muy recomendable para los fans de esta serie, sean los que jugaron por primera vez estos juegos en su niñez o los que conocieron Castlevania en la siguiente generación que protagonizó Castlevania: Symphony of the Night, el juego que cambiaría esta franquicia para siempre.

Juegos como Castlevania III o Super Castlevania IV pueden ser tomados en cuenta como los mejores de sus respectivas consolas, mientras que el original siempre tendrá un lugar en la historia de la industria como el pilar principal de una generación de jugadores.

Castlevania Anniversary Collection está disponible para Nintendo Switch, PlayStation 4, Xbox One y PC en Steam, por lo que no habrá excusas para no jugarlo.