Los videojuegos, como medio audiovisual, han tenido durante muchos años a la música como elemento irremplazable de su composición final.

Si bien sistemas antiguos como la Atari 2600 no tenían un soporte musical completo, la llegada de la Nintendo Entertainment System cambió por completo la experiencia de los jugadores.

Con NES empezaron a aparecer los mejores videojuegos de su tiempo, ofreciendo los primeros paquetes completos de experiencia interactiva en los hogares de los jugadores, con temas musicales que se incrustaron en la mente de una generación entera.

Los íconos son por todos conocidos, Super Mario Bros, Castlevania, Contra o Final Fantasy. Series de juegos que marcaron a la industria y su música no se quedaría atrás.

Super Mario Bros. Larga vida al rey

 

No hay que explicar demasiado el hecho de que Mario es el indiscutible ícono de los videojuegos. Figuras han ido y venido, pero Mario es el héroe que permanece inalterable con el paso de los años.

La música que identifica a sus juegos es simple y entretenida, creada por el compositor Koji Kondo, pueden encontrarse detalles interesantes en cada pieza.

La primera pieza musical con la que muchos fans descubrieron a Nintendo fue Overworld, un tema alegre que iba perfectamente con el sol brillante y el escenario colorido del primer escenario de Super Mario Bros.

Underworld le sigue, un tema ominoso y más serio que compagina con las oscuras cavernas de los mapas subterráneos. A este le sigue Underwater, cuando nos sumergimos en las profundidades de un mar hermoso y lleno a la vez de peligros.

Finalmente conectamos con el tema del castillo, mucho más intenso que los demás, enfatizando que se trata de un lugar peligroso y que debemos estar preparados para todo.

Con esta simple pero efectiva selección, se sabía exactamente qué escenario representaba cada cosa. Estos temas sentaron muchas bases para el futuro de los videojuegos, al expresar con música cada uno de los niveles en los que se participa.

Castlevania y Contra. Konami apela a las películas

Las bases que hicieron a la compañía japonesa Konami una referencia de la industria de los videojuegos fue el uso inteligente de referencias fílmicas en sus juegos.

Casos como Metal Gear (acción militar), Gradius (Sci-fi) o Ganbare Goemon (anime y ficción samurái) usaron imágenes e ideas de varias películas para crear estos grandes títulos. Pero la máxima expresión de este tipo de referencias fueron sus clásicos Contra y Castlevania.

En Contra podemos ver una serie de temas de acción frenética que iban a la perfección con el ritmo imparable de este juego de disparos. Siguiendo los pasos de nuestros héroes Bill y Lance (obvias referencias a Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone), destruyendo todo a nuestro paso.

Contra también se dio el lujo de hacer referencias a películas como Aliens, al añadir a villanos como los Xenomorphs de esta saga, haciéndolos puré con nuestros rifles. Enfatizando en su presencia en el escenario final, en un extraordinario tema.

Castlevania, por su parte apelaba al estilo de las películas de horror clásicas de los años 30. Con Drácula, el monstruo de Frankenstein y muchos más monstruos, se buscaba traer ese horror clásico a los videojuegos.

Y la música era de vital importancia para ello, llevando a la creación de temas históricos como Vampire Killer, Wicked Child, Poison Mind o Black Night en la primera entrega del juego, así como otros grandes clásicos como Bloody Tears en sus secuelas.

La banda sonora de Castlevania trascendió el mundo de los videojuegos, encontrándose en las compilaciones de varios DJ en todo el mundo, y manteniéndose en ediciones más recientes de la serie.

La épica de Link vs la fantasía final

Otro de los íconos de Nintendo fue The Legend of Zelda, una de las aventuras más representativas del RPG, y uno de los juegos más influyentes de todos los tiempos.

Por muchos años hubo un fuerte debate en cuanto al hecho de que The Legend of Zelda era superior a la serie Final Fantasy, la serie que sentó las bases del RPG en los videojuegos, y el duelo de bandas sonoras no era la excepción.

Las andanzas de Link eran acompañadas de música de aventuras muy agradable, que impulsaba las ganas de viajar y de conocer el complejo mundo de Hyrule, con sus criaturas y castillos.

Mientras que la música de Zelda era alegre en sus ambientes externos, era tensa en sus castillos, siguiendo el estilo de Super Mario Bros, imponiendo un momento más serio en la aventura para salvar a la princesa.

Final Fantasy va por un estilo mucho más completo, al ser un juego más grande y con otro tipo de mecánicas. Cada escenario tiene un tema específico dentro el juego.

Las aldeas y ciudades evocan paz y quietud, los castillos exhiben poder militar y jerarquía, los bosques y campos aventura y las mazmorras equivalen a peligro inminente.

La quietud de unas y la inminencia de acción de otras equivalen a uno de los mejores paquetes completos de videojuegos que existen en la historia, haciéndolo uno de los estilos más imitados de todos los tiempos.

Su influencia

Los juegos mencionados anteriormente son de las franquicias más durables en toda la industria, y su música es una de las razones de ello.

La memoria auditiva de los jugadores no puede pasarse por alto, con muchos juegos siendo recordados por cada tema musical que viene a la mente.

Las compañías de juegos lo tenían claro y se enfocaron en grandes compositores que pudieran darle vida a las historias que querían contar. Estudios como Square Enix, Nintendo, Capcom y Konami permanecen en la memoria de la gente gracias a su capacidad de hacer grandes bandas sonoras.