Final Fantasy es un nombre propio de la industria del entretenimiento, trascendiendo sus orígenes como videojuego para pasar a la cultura pop mundial.

Por 33 años, la obra magna de Square Enix ha sido una parte fundamental de los videojuegos en cada generación, pasando por cada sistema y añadiendo más y más capítulos a su extensa saga.

Como en la gran mayoría de las franquicias de la industria, ha habido ediciones más populares que otras, con varias ediciones siendo recordadas y resucitadas en varias oportunidades.

Pero el uso de la Cola de Fénix para ediciones pasadas de Final Fantasy es algo tan recurrente que raya en un estancamiento que no puede ignorarse.

La Cola de Fénix parece un recordatorio de que Final Fantasy solo parece insistir en resucitar la nostalgia.

El momento que definió a la franquicia

Aunque siempre habrá puristas amantes de las versiones clásicas, así como de su legado dentro de los JRPG, el 31 de enero de 1997 fue el momento que definió a la serie Final Fantasy.

El lanzamiento de Final Fantasy VII en la PlayStation original supuso el primer contacto de la serie con gráficos tridimensionales, diseños más estilizados y un mundo más cercano a la distopia moderna que a la fantasía medieval que carecterizaba a esta serie.

Pero supuso algo mucho más importante para muchos aficionados, al ser el primer RPG de este estilo que jugaron en sus vidas, convirtiendose en un fenómeno personal y social que cambiaría sus vidas para siempre.

Final Fantasy VII es un excelente juego, uno de los más icónicos e influyentes de la industria en general, una pieza permanente de las listas de los mejores videojuegos del mundo.

Y ha sido la fuente de la que han bebido la mayoría de los juegos siguientes, tomando elementos estéticos de este título que aún perduran en la saga. Este es, lamentablemente, el punto en el cual comenzarían sus problemas.

Guiándose por un legado

La serie Final Fantasy siguó el camino que dejó su septima parte en las generaciones futuras. Salvo contadas excepciones, había una tendencia a tener que seguir con ideas similares a FFVII, sobre todo en el plano más estético del asunto.

Cada vez era todo más estilizado, con más cuero negro y detalles intrincados en los personajes, sus armas y las ideas que les rodeaban.

Cloud y Sephiroth se convirtieron en personajes recurrentes en series como Kingdom Hearts y otras apariciones en diversas series.

Pero además, el retorno constante en muchos otros juegos de personajes como Cloud y Sephiroth era tan persistente que afectaba la calidad general de la serie e invitaba a exigir la llegada de un remake de este título.

Por supuesto, Square Enix pensó en una solución a largo plazo para revitalizar la saga. Una nueva historia para una nueva generación.

Fabula Nova Crystallis

El año es 2006 y Square Enix anunció por todo lo alto que Final Fantasy tendría una nueva edición que le daría vuelta a toda la experimentación que habían hecho durante años, dar inicio a una nueva saga.

Con el título Fabula Nova Cyrstallis, vería la luz su primer juego en 2009, con la decimotercera parte de la serie siendo la figura primordial de la misma.

Final Fantasy XIII exhibió por primera vez a la nueva protagonista en la que Square depositó toda su confianza para el futuro, Lightning.

De expresión decidida, cabello rosa, atuendo lleno de detalles y una espada especial, Lightning fue llamada en sus origenes “Female Cloud”, por tener una actitud, caracterísiticas e identidad similar al protagonista de Final Fantasy VII.

¿George R.R. Martin trabaja en un nuevo juego de From Software?

Square Enix no estaba jugando al considerar a Lightning como su figura principal, al ponerla al frente de todos los títulos de la serie, consiguiendo una sobreexposición impresionante en poco tiempo.

Sin embargo, los títulos de la serie Final Fantasy XIII si fueron exitosos en términos comunes, causando un buen impacto en Japón, pero que no se pudo traducir en occidente.

Final Fantasy XV y su triste fin

Entendiendo que presentar un nuevo personaje era caminar sobre hielo frágil, Square tomó un enfoque distinto a los anteriores con Final Fantasy XV, el último capítulo de Fabula Nova Crystallis.

En lugar de un protagonista dominando la escena, crearon un grupo de héroes cuyo intercambio y relaciones internas podían ser más manejables para los fans contemporáneos. Esta es la historia de Noctis Lucius Caelum.

Acompañado de sus amigos Gladiolus, Ignis y Prompto, este cuarteto de héroes se embarcan en una lucha para salvar a su reino de la dominación enemiga.

Es una saga mucho más épica e interesante que las acostumbradas en la serie, al añadir elementos como el envejecimiento de los protagonistas y su evolución como personajes, lo cual es mucho más interesante de lo imaginado.

Por razones ajenas a la calidad del juego, la serie fue cancelada y los posteriores DLC que traerían el final de Fabula Nova Crystallis se quedaron en el tintero para siempre.

Volver atrás

El 10 de junio de 2019 tuvo lugar la presentación de Square Enix en la E3 2019, evento en el que se guardaron una de sus cartas fuertes para el público promedio, Marvel’s Avengers, y exhibieron lo que tenían preparado para Final Fantasy.

El juego que se llevó los reflectores fue Final Fantasy VII: Remake, una versión completamente nueva y adecuada a los niveles gráficos modernos del clásico de 1997.

La recepción de este juego fue monumentalmente positiva, disparando millones de comentarios, videos, analisis y reacciones que demostraron el poder de la nostalgia ejecutada a la perfección.

Square Enix le dio a los fans el juego que habían pedido, exactamente como lo habían pedido. Cumplieron un sueño de revivir un momento mágico de sus infancias y adolescencias. Pero, ¿qué pasará ahora?

No solo fue Final Fantasy VII: Remake quien invocó la nostalgia, también anunciaron la remasterización de Final Fantasy VIII (de 1999) y la versión para móviles y Nintendo Switch de Final Fantasy: Crystal Chronicles (de 2003), así como una expansión de su MMO Final Fantasy XIV.

Solamente se anunció un producto nuevo de la serie, una secuela de su juego para móviles, Final Fantasy: Brave Exvius, titulada War of the Visions.

En el futuro inmediato Square Enix vivirá de las rentas que puedan sacar a Final Fantasy VII: Remake, al que apuntan como el juego principal de la serie por un tiempo largo.

Gracias a esto, Final Fantasy ahora tiene el más incierto de los futuros, y tal vez el “final” de la serie sea volver constantemente al pasado.