Desde el lanzamiento de la Xbox original, Microsoft ha sido el principal competidor de Sony en la industria de los videojuegos. Los dos a menudo se han peleado y en otras ocasiones colaborado. Pero todos estamos acostumbrados a verlos competir en la E3 cabeza a cabeza por el sitial de honor dentro del sector.

Este año marcó el primer E3 en la historia en la que Sony no participó, una ausencia que sin duda afectó el atractivo del programa para los fanáticos de PlayStation, así como también el director de Xbox, Phil Spencer.

Spencer apareció ayer en la transmisión de Giant Bomb en donde habló sobre la ausencia de Sony: “desearía que Sony estuviera aquí, la E3 no es tan buena cuando no están aquí por lo que esperamos que el año que viene si asistan y podamos competir con ellos”.

Una ausencia de peso en la E3 2019

No cabe duda de que la presentación de Sony hubiera ayudado a que la E3 2019 fuera aún más grande, aunque tal vez no tenía mucho que mostrar. Sony está claramente en un período de transición en lo que se refiere al desarrollo de juegos, ya que la compañía parece tener sus últimos juegos exclusivos PS4 listos en la forma de ‘Death Stranding‘, ‘The Last of Us 2’ y ‘Ghost of Tsushima’.

La PS5, anunciada oficialmente hace algunos meses parece ser el centro de todos los planes de Sony en este momento por lo que es solo cuestión de tiempo cuando podamos ver la consola. Suponiendo que la mayoría de los estudios de Sony ya han comenzado a trabajar en los juegos de lanzamiento de PS5, parece probable que la compañía regrese a la E3 2020 por la puerta grande mostrando sus primeras ofertas de la próxima generación de consolas que esta por llegar en el próximo año.