Uno de los últimos tuits de Bernie Sanders, candidato a la presidencia de Estados Unidos y principal opositor de Donald Trump, ha generado un gran revuelo en la industria. El demócrata ha citado un artículo de Times en el que se habla de los múltiples problemas de precarización laboral que viven los desarrolladores de videojuegos y ha dado su propia opinión, apoyando la idea de la creación de un sindicato.

Unión necesaria

Este último año ha demostrado como la falta de derechos por parte de los desarrolladores de videojuegos ha permitido a grandes corporaciones hacer lo que quieran con sus recursos humanos, el cierre de Telltale llamó la atención fuertemente a este punto ya que el estudio estuvo contratando a muchas personas a tan solo una semana de declararse en bancarrota. Muchos de estos incluso se mudaron de otras partes del mundo para trabajar en sus oficinas, el resultado fue un desastre para muchas familias.

Poco después, el tema del crunch se volvió un tema caliente en diversos medios y las críticas hacia los estudios que obligaban a sus trabajadores a laborar 60 horas semanales se volvió algo común y un tema taboo para los desarrolladores en sus entrevistas. Estudios como Rockstar, CD Projekt Red y NetherRealm están en el punto de mira por las declaraciones de sus trabajadores.

Por si fuera poco, los despidos masivos se han vuelto algo común también, todo esto llevó a la creación de Game Workers Unite, una organización sin fines de lucro que pretende unir a los desarrolladores, un prototipo de sindicato para exigir condiciones laborales dignas y una paga acorde. Algo que todos deberíamos apoyar para que esta industria no acabe sin desarrolladores y, por su puesto, sin juegos.

EA defiende sus cajas de botín llamándolas "mecánicas de sorpresa" ante Parlamento del Reino Unido

Espaldarazo a los desarrolladores

Al parecer, Sanders se ha enterado de todo esto tras leer el artículo de Times y ha tuiteado lo siguiente:

“La industria de los videojuegos obtuvo $ 43 mil millones en ingresos el año pasado. Los trabajadores responsables de ese beneficio merecen negociar colectivamente como parte de un sindicato. Me alegro de ver grupos como @IATSE  y el más amplio @GameWorkers organizando a estos trabajadores”.

El mismo artículo de Times destaca que, tras hablar con muchos desarrolladores, ha notado desespero en sus peticiones, algo en lo que Sanders claramente puede capitalizar. Sobre todo si tomamos en cuenta que la administración de Trump solo se ha referido a esta industria como una que genera violencia y que debería pagar impuestos por ello, por si fuera poco, las sanciones a las empresas chinas han ocasionado problemas en el envío y emsamblaje de consolas, así que el gobierno del magnate poco ha aportado a los videojuegos.

En pocas palabras, los desarrolladores de videojuegos podrían ver en Bernie Sanders un buen candidato si decide desarrollar esta narrativa de crear sindicatos, algo que probablemente hará. Las próximas elecciones de Estados Unidos serán a finales del 2020 y no vendría mal tener en cuenta estas declaraciones de Sanders, desde luego estaremos atentos a más movimientos políticos que puedan afectar a esta industria.