El ex director de juegos como Call of Duty: Modern Warfare 3, Advance Warfare o Dead Space tuvo algunas palabras para referirse a lo que será al nuevo Call of Duty por parte de Activision y no fueron del todo esperanzadoras. Según Michael Condrey, Activision estaría presionando a Infinity Ward para que haga un juego polémico solo por el hecho de llamar la atención.

Condrey no solo fue director en Sledgehammer sino que también fue ejecutivo en Activision hace el año pasado, por lo que algo debe saber de cómo se manejan las cosas internamente con la franquicia Call of Duty.

Acusaciones con fundamento

El que ahora es el presidente del nuevo estudio de 2k Games en Sillicon Valley concedió una entrevista a Venture Beat y fue en esta conversación distendida donde fue honesto. El entrevistador le comentó que había podido probar algo del nuevo Call of Duty a puertas cerradas y que, a pesar de que no podía comentar nada, sí podía decir que la experiencia había sido “perturbadora”.

Condrey no se mostró sorprendido por esto y dijo:

“Sostengo que los videojuegos son la forma de arte más importante de nuestro tiempo. Respeto a todos los desarrolladores que se esfuerzan por entregar su trabajo como una extensión o reflejo de su visión artística. Dicho esto, Modern Warfare parece ser un desafío difícil para cualquier estudio, especialmente si están siendo empujados por la publicación para ser más controvertidos y “más oscuros” por el bien de los titulares”.

Parece una crítica gratuita donde las haya pero imaginamos que lo dirá por algo. Lo que sorprende es que Condrey no salió de Activision tras discusiones y peleas, parecía haberse ido en buenos términos, aunque ahora no parece que haya sido así. Posteriormente comentó que amaba la saga Call of Duty y admitía que sus juegos tocaban temas políticos pero que las últimas tragedias y tiroteos en escuelas quizá eran un tema demasiado sensible, “mi opinión está dividida”, confesó.

'Call of Duty: Mobile' presenta su sexta temporada, Once Upon a Time in Rust

Por suerte no queda mucho para que podamos comprobar si las sospechas de Condrey son ciertas, por ahora muchos medios han calificado la demo a puertas cerradas como “oscura” y “inquietante”, así algo de razón tendrá el ex trabajador de Sledgehammer. Queda por ver si este tono más adulto tendrá un propósito o no.