La controversia sigue persiguiendo al portal de reventa de códigos de videojuegos G2A, al haber presentado una nueva publicidad que desató la ira de varios estudios de videojuegos.

Recientemente, G2A impulsó su presencia a través de publicidad en Google, afectando los motores de busqueda de varios videojuegos, al punto que superaban los resultados de busqueda de dichos títulos.

El desarrollador Mike Rose, otrora miembro de portales como Gamasutra, disparó en su cuenta de Twitter contra el portal G2A, afirmando que el prefería que piratearan sus juegos que comprarlos de un portal como ese.

“Por favor, si van a comprar un juego en G2A, mejor solo piratéenlo, ¡en serio!” dijo Rose enfáticamente en su tweet. Añadió ademas que los Ads de Google que presenta G2A son tan invasivos que aparecen antes de los resultados de una busqueda de Google de los mismos juegos.

Otros desarrolladores indie se expresaron en favor a Rose y en profundo desprecio por G2A, quien ha coqueteado con la ilegalidad dentro de la industria por mucho tiempo.

¿Qué es lo que hace G2A?

Este portal es esencialmente un revendedor de videojuegos y contenido digital periférico de los mismos, esto incluye DLC, tarjetas de suscripción y moneda interna para costear micropagos en juegos en línea.

Aunque las compañías de juegos advierten que no tomarán responsabilidad sobre bienes de un juego adquiridos a través de tercero, técnicamente hablando, esto no es ilegal, por lo que sitios como eBay o tercerizadoras específicas han prosperado.

La infamia de G2A entre estas compañías es que se ha podido verificar que los bienes que se ponen a la venta han sido adquiridos a través de tarjetas de crédito robadas y cuentas bancarias hackeadas.

La compañía ha declarado que desconoce los orígenes de muchas de sus ofertas y que, nuevamente en términos técnicos, no están haciendo nada ilegal.

Pero incluso al ser un tercerizador valido, los desarrolladores no reciben dinero de las compras que se hacen en estos sitios y que G2A se embolsilla la mayoría de las ganancias.

Para compañías grandes como Blizzard o Valve no puede afectarles demasiado en cuanto a dinero, pero en términos de cuentas validas y verificaciones, debe ser un dolor tener que revisar caso por caso para encontrar a un usuario que compró en G2A con una tarjeta de crédito robada.

Escribir un comentario