El juego que representó el fracaso más notorio de Valve en 2018, Artifact, se encuentra en la búsqueda de descubrir su futuro.

En una reciente entrevista con el portal Eurogamer, el diseñador principal del juego, Richard Garfield, defendió el trabajo que habían realizado en este juego y considera que Valve tiene el poder de rescatar este título.

El legendario Richard Garfield es una de las máximas autoridades de juegos de cartas al haber creado Magic: The Gathering.

“Creo que el juego en sí mismo es original y excelente. Le da al jugador algo nuevo. En ese sentido, al ofrecerle algo así a los jugadores, es posible salvarlo” explicó Garfield. “Valve es una compañía inteligente, con mucha gente brillante trabajando allí, creo que es posible que lo puedan salvar”.

Sin embargo, Richard Garfield no quiere participar en los esfuerzos para rescatar Artifact, denominándolos control de daños. “Personalmente, estoy más interesado en desarrollar juegos nuevos o expandir juegos clásicos. No tengo intención de hacer control de daños o de encontrar una audiencia para este juego”.

Los creadores de Magic: The Gathering

En la entrevista, Garfield estuvo acompañado de Skaff Elias, un diseñador veterano de Magic: The Gathering, el juego que convirtió a Garfield en leyenda.

El rediseño del mapa Cache de CS: Global Offensive estará disponible muy pronto

Ambos son socios de la compañía consultora Three Donkeys, cuya experticia fue la que utilizó Valve para la creación de Artifact. Pero sería interesante que ambos mostraran diferencias de opinión en torno a la recepción de este juego.

Skaff Elias fue uno de los primeros testers de Magic: The Gathering, pasando a convertirse en diseñador de este título.

Para Garfield la excesiva monetización de Artifact por parte de Valve no era el problema que había hecho a los jugadores alejarse de este juego, pero para Elias si lo era. El diseñador afirma que “si el consumidor se está quejando, hay algo malo con eso”.

Para Elias “lo que está mal puede ser tu estrategia de marketing, la explicación de tu sistema, o que no se está dando suficiente valor por tu dinero, o simplemente estás cobrando mucho”.

Artifact puede ser acusado de los cuatro puntos que señala Elias, al haber sido un auténtico desastre en su lanzamiento y tener un continuo descenso en pocas semanas. Actualmente solo se dispone de una base de 124 jugadores totales, una cifra paupérrima para un juego de Valve.