Cuando vemos un servicio que ofrece mucho por poco dinero solo hay dos opciones, o lo que ofrece no es de calidad o la compañía está perdiendo dinero para atraer a más clientes. Parece que este último es el caso con Microsoft y el Xbox Game Pass, un servicio por suscripción que ya nos estaba pareciendo demasiado justo.

El actual presidente de Paradox Interactive, Fredrik Wester, no está conforme con la paga que reciben como empresa por parte de Microsoft por tener el derecho de publicar sus juegos en el catálogo de Xbox Game Pass. El ejecutivo no reveló cómo funciona la paga pero sí la comparó con otros servicios por suscripción de otros medios.

El modelo de Microsoft

Si pagamos Xbox Game Pass tenemos acceso a un gran catálogo de juegos en nuestro Xbox o PC, además si pagamos la versión Ultimate también tendremos acceso al juego online, todo por US$ 15 al mes. Es un gran negocio para el jugador ya que muchos de estos títulos son de los más importantes que Microsoft nos puede ofrecer, en vez de pagar US$ 60, se paga 10 o 15 mensual por jugar todo el catálogo.

Y para ofrecer un precio tan bajo suponemos que Microsoft debe compensar a las publicadoras, obviamente no conocemos los números del contrato pero, según Paradox, este modelo no sería como el de Spotify o Netflix donde se te paga de acuerdo a qué tan bueno sea lo que estás creando.

“Spotify te paga dependiendo de las veces que tu canción se reproduzca”, explica Wester. “En Netflix te pagan una serie de regalías fijas en función de lo que creen que tu producto vale con relación al catálogo y al interés que suscita en el público. Son dos modelos distintos”, finaliza Wester. De esta manera se deja entrever que Microsoft pagaría una cantidad fija a las publicadoras, quizá una diferente para cada una pero fija al fin y al cabo.

Señalando un problema

Debe quedar claro que Paradox no cree que el modelo sea malo, pero que no es suficientemente bueno para su caso ya que ofrece títulos de rol y estrategia en los que podemos entreternos por cientos de horas. Al parecer, estudios que producen juegos de 10 a 15 horas recibirían la misma paga por ofrecer más experiencia más cortas, haciendo que el trabajo de Paradox no se pague igual en este servicio.

Aunque Wester tiene un buen punto, esto no parece ser un problema de Microsoft solamente sino de la industria en general porque todos los juegos se lanzan con un precio de US$ 60 sin importar las horas de juego que ofrezca. Este medio nunca ha medido el valor de un juego en base a las horas de juego, aunque quizá ya sea hora de que empiece a hacerlo.

Mientras tanto, Microsoft sigue ganando clientes con Xbox Game Pass, ahora sabemos que si una publicadora no se une al catálogo quizás sea por las razones que explicó Paradox.