La industria del cómic en occidente ha sufrido numerosos cambios a lo largo de las décadas del siglo 20 y los inicios del siglo 21, pero se mantiene a flote gracias a los pilares básicos de su fundación.

Superhéroes. Gusten a mucha gente o no, son la piedra angular de una forma de arte que evoluciona constantemente con el paso del tiempo. Personajes de gran valor e importancia que son parte de la cultura mundial desde hace más de 50 años.

Héroes como Superman, Batman, Spiderman o Captain America no pueden verse como otras manifestaciones que figuras como Hércules, Perseo o Sigfrid, como los héroes de la mitología contemporánea.

En la historia de los cómics de las dos grandes compañías de la industria, se encuentran los títulos singulares más vendidos de la historia, números icónicos de cómics que llegaron a las tiendas y vendieron tales cantidades para volverse leyendas.

  •  Action Comics #1000 (DC Comics. 2018)

Uno de los cómics que celebra la existencia del medio como ninguno es el histórico número 1000 de la publicación Action Comics, que celebra los 80 años de la creación de Superman.

Se dice fácil, pero se está hablando de casi un siglo de la aparición de uno de los personajes más importantes de la cultura mundial. Superman es el arquetipo del superhéroe que prácticamente todas las historias que le siguieron. Este número conmemora esta historia y ha vendido más de medio millón de copias.

  • Detective Comics #1000 (DC Comics. 2019)

Un año después, DC concibió darle a la segunda pieza de la trinidad y al segundo icono de su compañía, Batman, al lanzar el primer cómic de cuatro dígitos del Caballero de la Noche.

Superando apenas al Action Comics #1000 en ventas, es una de las obras más célebres de las aventuras de Batman, sus compañeros y su extensa galería de villanos, quienes buscaron aguarle la fiesta a su heroico oponente.

  • Amazing Spider-Man #583 (Marvel. 2009)

Pocos cómics en la historia son capaces de vender solamente con la portada, pero en este caso se trata exactamente de eso.

En este número, que vendería 530 mil copias, se encuentra Spidey acompañado del entonces presidente en ejercicio Barack Obama, dibujado por el artista Todd Nauck.

En este número, Spider-Man debe detener a su villano cambiaformas Chameleon, quien toma la forma de Obama e intenta asumir el rol de presidente de los Estados Unidos.

  • Secret Wars #1 (Marvel. 2015)

Marvel decidió retomar uno de sus eventos más icónicos, Secret Wars de 1984, y relanzarlo para las nuevas generaciones en 2015, con los personajes principales de aquel momento.

El poderoso Beyonder, uno de los seres supremos del universo Marvel, tomó la decisión de enfrentar a héroes y villanos para ver si el bien o el mal eran las fuerzas más poderosas del universo. El impacto de esta saga llevó a ventas de más 550 mil copias.

  • Amazing Spider-Man #1 (Marvel. 2014)

Relanzar Spider-Man es una situación con la que Marvel ha tenido que lidiar en varias oportunidades. La casa de las ideas tiene tendencia a meterse en problemas creativos con Spider-Man y suelen tomar decisiones drásticas.

Dan Slott tomó las riendas de la serie e hizo olvidar la torpeza de la línea previa, Superior Spider-Man, con un retorno a lo básico. Slott mantuvo las riendas del arácnido superhéroe por 10 años y este best seller es buena parte de ese éxito.

  • Ultimate Spider-Man #1 (Marvel. 2002)

A diferencia de la anterior entrada, Ultimate Spider-Man #1 no es exactamente un relanzamiento de la serie sino una de sus más ambiciosas producciones.

A principios del siglo 21, Marvel mostró su primer intento de reinventar a sus personajes más importantes con una línea alterna de cómics llamada Ultimate, donde se presentaban versiones más “extremas” de los personajes más familiares de la marca.

Fans especulan sobre "documentos confidenciales" de Marvel Studios

La mayoría de ellos no tuvieron impacto, pero en el caso de Spider-Man si hubo cambios trascendentales que fueron añadidos al universo principal, especificamente la presencia de personajes como Miles Morales y la nueva versión de Gwen Stacy.

  • Batman: The 10-cent Adventure #1 (DC Comics. 2002)

Un cómic a un precio obscenamente bajo y con una premisa completamente imperdible. Bruce Wayne es falsamente acusado de homicidio y la única manera de probarlo es la develar su identidad secreta como Batman.

Este es el punto de partida de una de las historias más interesantes del Caballero de la Noche, al iniciar la saga Bruce Wayne: Murderer? y Bruce Wayne: Fugitive.

El engaño es tan articulado y detallado que incluso sus allegados empiezan a creer que si es responsable del homicidio y Bruce deberá tomar decisiones importantes sobre su identidad secreta. Una gran oferta que rindió muchísimo.

  • Fantastic Four #60 (Marvel. 2002)

Marvel no quería ser menos que su “Distinguida Competencia”, por lo que lanzó un número especial de Fantastic Four a tan solo 9 centavos de dólar, llegando a vender más de 750 mil copias.

A diferencia de Batman: The 10-cent Adventure, el número 60 de Fantastic Four era más el inicio de una nueva era, donde el escritor Mark Waid tomaba las riendas de la familia más poderosa de Marvel. Sin embargo, este cómic no tiene el mismo impacto de otros en esta lista… pero es tan barato que…

  • Star Wars #1 (Marvel. 2015)

Uno de los cambios más importantes de la industria del cómic fue producto de uno de los cambios más importantes de la industria del entretenimiento. Cuando Disney adquirió los derechos de toda la franquicia Star Wars, esperó al momento preciso para dar un golpe que cambiaría todo.

Cuando el contrato de Lucasfilm con Dark Horse Comics expiró, Disney dio luz verde para relanzar cómics oficiales de Star Wars con la licencia de Marvel, resultando en una combinación explosiva.

Star Wars #1 ha vendido un millón de copias, recibiendo una publicidad monumental y una producción por todo lo alto. Con un argumento ubicado durante los sucesos de las películas originales y con la anticipación por la nueva serie de filmes a punto de estrenarse, se habla de un éxito sin precedentes, con excepción de uno.

  • X-Men #1 (Marvel. 1991)

Eran otros tiempos, la industria del cómic era otra y el mundo en si mismo era algo diferente, y en esos tiempos, ser un “número 1” tenía otro significado.

En los años 90 se empezaron a descubrir en noticieros casos de ventas exorbitantes de cómics para coleccionistas. Números de Action Comics #1 o Captain America #1 eran vendidos por miles de dólares a ávidos coleccionistas de cómics que buscaban estas joyas.

Esto creó una situación inesperada. Marvel y DC consideraron que lanzar y relanzar series sería un negocio interesante para muchas de sus franquicias y muchos fans lo apreciaron y vieron cierto valor en ello. Pero también entraron a juego otros personajes.

Ciertos individuos vieron estos cómics con la marca “#1” y los consideraron como inversiones a corto plazo, acumulándolos en grandes cantidades e inflando las ventas de muchas series. Esto rompió la industria y forzó a las compañías a mutar o ser destruidas.

Muchos responsabilizan a X-Men #1 de ser parte de esta tendencia, lo cual es injusto al tratarse de uno de los cómics más importantes de todos los tiempos.

Este número fue el relanzamiento de los X-Men al mundo, es la imagen con la que se dieron a conocer en múltiples medios, incluyendo la serie animada y sus películas de años después. Es posible que ningún cómic se equipare a estos números de ventas (más de 8 millones de ejemplares) pero su impacto dentro de la industria no debería ignorarse.