Una de las historias de redención que se ha dado en toda la historia de los videojuegos es la de No Man’s Sky, pasando de ser un fracaso a un logro años después de su estreno.

Hoy, a tres años de su estreno, No Man’s Sky es considerado uno de los mejores juegos de su género (explorador y supervivencia espacial), al haber encontrado la fórmula indicada para complacer a sus fans.

El próximo lunes se estrenará Beyond, la actualización para este verano del juego, que incluye un elemento muy especial para crear una mayor conexión entre los jugadores, denominada Nexus.

Esta adición se trata de un sistema para realizar misiones cooperativas con otros jugadores interconectados, logrando reunir hasta 32 jugadores en una sola instancia, una enorme mejora para versiones previas de multijugador, que solo tenían un máximo de 4 jugadores.

Dentro de la historia, Nexus es un espacio que existe fuera del universo, un sitio al que pueden ir de manera inmediata a reunirse con otros jugadores y prepararse para una aventura combinada.

¿El tiempo cura todo?

No Man’s Sky está en una posición bastante compleja a la vista de la comunidad en estos momentos. Su innegable y real progreso durante años recientes tras su accidentado lanzamiento lo posiciona como una autentica historia de redención.

Sean Murray recomienda a las desarolladoras guardar silencio tras un mal lanzamiento

De manera interesante, se encuentra también como el estandarte de una postura peculiar, los defensores de lanzamientos erráticos. Aficionados a juegos como Anthem o Fallout 76 se han acostumbrado a utilizar a No Man’s Sky como argumento en defensa de los accidentados lanzamientos de estos juegos.

La gran diferencia que no tocan estos jugadores es que el estudio Hello Games, encabezado por Sean Murray, se sentó a trabajar en los problemas de No Man’s Sky de manera dedicada y exclusiva.

Gracias al trabajo duro y al feedback de los jugadores fue que No Man’s Sky se las arregló para ser un éxito tras su fracaso inicial. Sin hacer anuncios de nuevo contenido que no se cumplen ni vender falsas esperanzas a sus jugadores.

La posibilidad de que un juego pueda mejorar con el tiempo es muy valida, pero involucra compromiso y autocrítica, que Hello Games ha demostrado y que compañías como Electronic Arts y Bethesda son incapaces de tener para sus desastrosas creaciones.